En su nuevo plan para luchar contra la contaminación plástica, la Comisión Europea propone prohibir una serie de productos entre los cuales nos encontramos los bastoncillos para los oídos.

Y es verdad que los bastoncillos representan uno de los residuos plásticos que más contaminan los mares.

Por ello, hoy os queremos presentar las alternativas ecológicas a los bastoncillos para limpiar los oídos.

  • La primera alternativa al uso de bastoncillos de los oídos es simplemente, y aunque parezca una perogrullada, dejar de usarlos. Limpiar el conducto del oído no es realmente necesario, e incluso puede llegar a ser dañino y peligroso. Por lo tanto, son productos de plástico de usar y tirar perfectamente prescindibles.

  • La segunda alternativa a los bastoncillos del oído es nuestro dedo. ¿Sabías que al meñique también se le denomina dedo auricular? Se recomienda limpiar el pabellón auditivo con el dedo al salir del baño o la ducha, aprovechando la humedad que nos ha quedado con la ayuda de un paño. Este gesto es más que suficiente para una higiene satisfactoria de tus oídos.

  • Y para las personas que requieren una limpieza más exhaustiva y prefieren no usar el dedo, te proponemos el uso del Oriculi: una alternativa reutilizable y residuo cero a los bastoncillos de plástico. Con su extremo en forma de cucharita te permitirá limpiar concienzudamente la entrada del conducto auditivo (siempre debemos limpiar únicamente la parte externa del oído). Está fabricado en bambú, y es lavable y reutilizable.

Ya ves, los bastoncillos son uno de nuestros residuos plásticos más fáciles de eliminar, ¡te lo agradecerá el planeta y tu oídos!