¿Es tu congelador un territorio libre de plástico? ¿O se mantiene en la resistencia, hasta los topes de tuppers y bolsas, porque todavía no te convence ninguna alternativa para congelar tus alimentos?

Reducir el plástico a la hora de comprar es muy sencillo. Simplemente tienes que hacerte con unas cuantas bolsas de tela, un par de recipientes de acero inoxidable et voilà, ya tienes todas las herramientas para comprar sin residuos.

Pero, a la hora de congelar, las alternativas al plástico generan dudas que retardan la decisión de convertir tu congelador en un espacio libre de este material.

Por eso, en este post te contamos cómo congelamos los alimentos en nuestras casas, para que vayas sobre seguro y conozcas las alternativas para conservar tu comida con total seguridad y sin un gramo de plástico.

 

CONGELAR SIN PLÁSTICO: UN ASUNTO DEL PLANETA Y DE TU SALUD

Reducir residuos, evitar que la basura plástica llegue a la naturaleza, combatir los microplásticos o rechazar productos derivados del petróleo son tan solo algunas de las razones ambientales para no utilizar plástico.

Sin embargo, el plástico contiene tóxicos que no solo afectan al planeta, sino también a tu salud. Compuestos como el BPA, los ftalatos, el pvc o el plomo, que llegan a tu comida cuando almacenas tus alimentos con productos como el film, las bolsas de congelación o los recipientes de plástico.

Estos tóxicos, también denominados disruptores endocrinos, alteran tu sistema hormonal provocando enfermedades y son especialmente dañinos en las etapas de desarrollo, como la infancia o la adolescencia. De ahí, el especial cuidado que debes tener cuando hay peques en casa.

Finalmente, el plástico es un material poroso (fíjate cómo se tintan los recipientes de este material cuando guardas salsa de tomate). Esto hace que, además de desprender los tóxicos presentes en él, también acumule los de los productos químicos que utilizas para limpiarlo. Como lavavajillas, detergentes o jabones. Nada apetecible, ¿verdad?

 

ESTAS SON LAS CUATRO ALTERNATIVAS PARA CONGELAR ALIMENTOS QUE USAMOS EN SINPLÁSTICO

  • TARROS DE VIDRIO

El vidrio es un material altamente reciclable e inerte, puesto que no absorbe ni desprende tóxicos. Pero la mayoría de la gente tiene reparo a utilizarlo para congelar porque creen que se va a romper. Si este es tu caso, no te preocupes. Nosotros llevamos años utilizándolo y te aseguramos que, si lo haces bien, congelar tus alimentos en vidrio es totalmente seguro.

Para ello puedes utilizar tarros de boca ancha como éste (quitándoles la goma) o reutilizar los botes de conserva que tengas por casa. En ambos casos, si almacenas líquidos como sopas, purés o pucheros, debes dejar dos o tres dedos de separación hasta la tapa, para que el alimento tenga espacio suficiente para solidificarse y el vidrio no se rompa.

 

fruta congelada

  • RECIPIENTES DE ACERO INOXIDABLE

Los recipientes de acero inoxidable (con tapa del mismo material o de silicona de alta calidad) son perfectos para almacenar sólidos como frutas, filetes o pescado. Para evitar que los alimentos se peguen entre ellos, lo mejor es congelarlos separados en un plato o bandeja y, una vez que estén listos, pasarlos al recipiente final.

recipiente de maetal

  • PAPEL SULFURIZADO ¡NOVEDAD!

La alternativa más económica para congelar es también la que te permite ganar más espacio. El papel sulfurizado (o papel de horno) es muy practico para congelar todo tipo de alimentos y puede ser reutilizado varias veces. También es ideal para pescados o carnes, aunque en esos casos, mejor no reutilizar el papel. Por eso nos hace muy felices incluirlo en nuestro catálogo. Pero ojo, hay varios tipos de papeles para horno y no todos están libres de sustancias tóxicas. Así que, si tienes alguno por casa, asegúrate de que no contiene ceras o parafinas dañinas para la salud.

Papel de horno para congelar

  • TELA

Si sueles congelar pan para tostarlo durante la semana, una bolsa de tela te será muy útil y no ocupará casi espacio en tu congelador. Para evitar luchas mañaneras al cortar la barra congelada cuchillo en mano, te recomendamos partirlo en rebanadas antes de guardarlo.

Bolsa de algodón para congelar

 

CUÉNTANOS TUS DUDAS

Sabemos que la congelación y conservación de alimentos es uno de los temas que más dudas te generan a la hora de vivir sin plástico. Así que, si tienes alguna pregunta, escríbela en comentarios y te responderemos con la mejor solución para tu problema.

 

Si quieres más trucos y consejos sobre cómo reducir el plástico en tu día a día no dudes en unirte a nuestra comunidad de luchadoras por un mundo sin plástico.