El 5 de Junio celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente (DMMA), una celebración global que pretende concienciarnos sobre la necesidad de salvaguardar nuestro entorno. Esta fecha fue establecida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972 como vehículo para sensibilizarnos sobre la importancia del medio ambiente, impulsando la atención y acción política. El DMMA pretende involucrar a todos los seres humanos a actuar como agentes activos en el desarrollo sostenible del planeta.

 “Siete mil millones de sueños. Un solo planeta. Consume con moderación”

Este año, el tema del Día Mundial del Medio Ambiente es el uso eficiente de los recursos, y la producción y consumo sostenible de los mismos, acorde con la capacidad regeneradora del planeta, como se plasma en el eslogan: “Siete mil millones de sueños. Un solo planeta. Consume con moderación”.

El bienestar de las personas, el medio ambiente y la marcha de la economía dependen de la gestión responsable que hagamos de los recursos naturales del planeta. Por desgracia, las personas seguimos consumiendo muchos más recursos naturales de los que el planeta puede proporcionarnos de forma sostenible.

Las consecuencias del sobre-consumo.

El sistema de sustracción en el que se basa nuestra forma de vida consumista está llevando a la Tierra a su límite de agotamiento y hacia un cambio irreversible. Si continúa el enorme consumo mundial, y con una población creciente, en 2050, necesitaríamos tres planetas para mantener nuestro actual modo de vida.

Más con menos.

Consumir con moderación supone vivir teniendo en cuenta los límites del planeta para asegurar un futuro saludable donde todos nuestros sueños se puedan hacer realidad. La prosperidad no debe suponer un coste para la Tierra. Vivir de forma sostenible significa hacer más con menos. Se trata de reducir las tasas actuales de uso de recursos naturales y los impactos medio ambientales de estos. Se trata, en definitiva, de buscar el desarrollo del bienestar de las personas en un medio ambiente saludable, no solo el desarrollo económico.

Porque cada acción cuenta, el DMMA es la oportunidad de que todos nos demos cuenta de la responsabilidad que tenemos a la hora de cuidar la Tierra y convertirnos en agentes de cambio. Como dijo Ban Ki-Moon, secretario general de las Naciones Unidas: “A pesar de que las decisiones individuales pueden parecer insignificantes a la luz de las amenazas y tendencias mundiales, cuando miles de millones de personas se unen con un propósito común, pueden marcar una gran diferencia”.

En Sinplástico trabajamos todos los días para conseguir este propósito y por ello nos unimos a esta celebración y os animamos a que deis pasos diarios hacia un consumo responsable y sostenible.