Aunque parezca obvio, no está de más recordar que el embarazo es el momento vital en la formación de los órganos y del conjunto de rasgos físicos que permitirán a nuestros bebés tener una buena salud en el futuro.

Durante sus primeros meses de vida en el útero materno, el feto es particularmente sensible a su entorno. La placenta le protege de muchas enfermedades e infecciones pero no está diseñada para hacer de filtro de los muchos tóxicos y sustancias químicas presentes hoy en día en nuestro entorno.

En este artículo, os proponemos unas pautas sencillas para, durante el embarazo, protegeros de las sustancias dañinas con las que podéis entrar en contacto y así ofrecer a vuestro bebé un entorno más seguro y saludable.

En el mantenimiento y la limpieza de la casa, es mejor evitar :

  • Ambientadores, velas aromáticas e inciensos, sobretodo los de origen artificial.
  • Pinturas, disolventes y barnices.
  • Productos de limpieza que no sean naturales o por lo menos con etiqueta ecológica.
  • Los muebles nuevos, ya que suelen tener químicos tales como retardantes de llama, colas o fungicidas. Si compras un mueble nuevo para el bebé, déjalo en un espacio bien ventilado durante unas semanas.
  • Pesticidas domésticos y aerosoles.

Y se recomienda ventilar bien la casa varias veces al día.

En el cuidado personal y los rituales de belleza :

  • Evitar los tintes de pelo.
  • Elegir cosmética natural y ecológica, y usar sólo lo estrictamente necesario.
  • Usar pasta dental ecológica y evitar los enjuagues o colutorios.
  • Usar jabón natural en pastilla, sin perfumes, ni conservantes.
  • Elegir un champú natural y ecológico, en pastilla.

A la hora de comer:

  • No usar plásticos a la hora de cocinar, transportar o re-calentar tus alimentos.
  • Intentar comer productos de agricultura ecológica.
  • Evitar los alimentos de preparación industrial. Apuesta por la comida casera.
  • Evitar los alimentos envasados en plástico y en latas -porque todas las latas están plastificadas por dentro-. La mejor opción es comprar a granel o envasado en vidrio.
  • Reducir los pescados que contienen mucho mercurio (atún fresco o pez espada).

En la elección y el cuidado de la ropa:

  • Lavar la ropa recién comprada para eliminar cualquier sustancia tóxica que se hayan adquirido durante el proceso de producción: desde el cultivo con pesticidas, blanqueadores, antifúngicos, biocidas, hasta tratamientos para tintar o estampar, o para dotar a los tejidos de prestaciones como antiarrugas, repelentes a las manchas, retardantes de la llama, o hacerlos más suaves.
  • Elegir ropa de tejidos naturales y ecológicos.
  • Lo ideal para la ropa de bebé es usar prendas naturales segunda mano. Más barato, menos tóxico y más ecológico.

Esperamos que estos consejos os ayuden a vivir un embarazo más natural y saludable. También os invitamos a consultar nuestros consejos de crianza sin plástico en nuestra entrada Una crianza saludable y sin plástico.