De todos los materiales que puedes utilizar para combatir el plástico en tu día a día, la silicona es el que más se le asemeja.

Compuesta de silicio, oxígeno e hidrógeno, la silicona es flexible y resistente, lo que hace que sea una candidata ideal para sustituir el plástico en chupetes, tetinas de biberón o productos de higiene íntima femenina como la copa menstrual.

Desde luego, las ventajas de la silicona médica de alta calidad son muchas.

Sin embargo, en los últimos meses no paramos de leer informaciones que van más allá y aseguran que la silicona es biodegradable. Llegando incluso a afirmar que puedes enterrar tu copa menstrual en el jardín junto con el resto de residuos orgánicos una vez hayas agotado su vida útil.

Pero queremos que sepas algo. Esto es rotundamente falso.

POR QUÉ LA SILICONA NO ES BIODEGRADABLE

El término “biodegradable” se compone de dos partes: “bio” (referente a la vida) y “degradable” (que se puede transformar en otra sustancia más sencilla). Así que un material biodegradable es aquel que se descompone por la acción de los organismos vivos hasta reintegrarse de nuevo en la naturaleza.

Por ejemplo, eso es lo que le sucedería a una cáscara de plátano después de unas semanas bajo tierra.

Pero esto no pasa con la silicona. De hecho, si tiraras tu copa al compost o la enterraras en tu jardín, no solo tardaría décadas en descomponerse (imagínate el plan si dentro de 25 años te da por plantar un huerto y descubres tu copa intacta cual ánfora romana), sino que jamás se reintegraría en la naturaleza.

Por lo que no podemos decir que sea biodegradable. Aunque tiene otras ventajas.

LA SILICONA: UN MATERIAL INERTE DE BAJO IMPACTO

Al contrario que el plástico, la silicona de alta calidad es inerte. Es decir, no desprende tóxicos. Así, si un producto de silicona acaba en la naturaleza, al cabo de unas décadas se descompondría en pequeñas partículas inocuas para el medioambiente. Lo que supone una ventaja enorme frente al plástico.

A pesar de esto, la silicona no deja de ser un residuo que necesita un tratamiento apropiado al final de su vida útil. Actualmente hay pocos lugares donde se recicle, por eso lo mejor que puedes hacer es llevarla a tu punto limpio más cercano para que la gestionen adecuadamente.

ENTONCES, ¿ES MEJOR LA SILICONA QUE EL PLÁSTICO?

Copa menstrual silicona

Digamos que, para los usos en los que no puedes utilizar otro material más sostenible, sí. La silicona de alta calidad es la alternativa menos mala al plástico porque:

  • Evita toneladas de productos desechables: una sola copa menstrual de silicona ahorra kilos de compresas y tampones al medioambiente durante su vida útil.
  • Es mucho más duradera y resistente que el plástico: aguanta la radiación, la salinidad y las temperaturas extremas por lo que, de acabar en la naturaleza, no se desintegraría tan fácilmente como el plástico.
  • No desprende gases tóxicos en su incineración: si se incinera en plantas de tratamientos de residuos, la silicona solo desprende sílice, dióxido de carbono y vapor de agua, a diferencia de los gases tóxicos que genera la quema de plástico.

Con lo cual, la silicona es la solución menos mala. Si es de alta calidad. Pero también puedes encontrar alternativas incluso más respetuosas con el medioambiente para ciertos productos.

Por ejemplo, si tu peque no tiene alergia al látex, podrías optar por chupetes de látex natural 100% biodegradable. También puedes evitar las bolsas reutilizables de silicona para congelar utilizando tarros de vidrio o tuppers de acero inoxidable. O usar botellas de acero inoxidable en vez de termos de cristal con fundas de silicona.

¿QUÉ TE HA PARECIDO?

Ahora que ya sabes que la silicona no es biodegradable y conoces las ventajas de este material frente al plástico, nos encantaría saber tu opinión: ¿utilizas productos de silicona? ¿o prefieres otras alternativas? Cuéntanoslo en comentarios.

 

Si quieres más trucos y consejos sobre cómo reducir el plástico en tu día a día no dudes en unirte a nuestra comunidad de luchadoras por un mundo sin plástico.

Apuntate Newsletter