Hace unos días la Agencia de Seguridad Alimentaria de la UE (EFSA) publicó un informe donde dictaminaba que el Bisfenol A, también conocido como BPA, no representa ningún riesgo para la salud, aunque admitían que “… al parecer hay daño pero, con las evidencias actuales, no se puede concluir que, con los niveles de exposición normales a este compuesto, existan efectos adversos”.

Desde Sinplástico queremos señalar varios puntos que se tendrían que poner encima de la mesa a la hora de valorar este informe:

  • En este informe se reconoce que existe una exposición al bisfenol A y que, por tanto, el riesgo es evidente y que depende de dónde pongamos el umbral de seguridad para considerarlo un peligro para nuestra salud. Es más, esta misma Agencia ha decidido rebajar, con cierta contradicción, más de 10 veces la cantidad de este umbral de seguridad.

  • No debemos olvidar que la composición de muchos plásticos es un secreto industrial, por lo que es muy osado asegurar que el Bisfenol A no suponga riesgos para la salud. Además, este informe no señala los posibles riesgos que existen al mezclar el BPA con las más de 100 sustancias problemáticas que también podemos encontrar en los plásticos y que han sido identificadas en un reciente informe de la Agencia de Protección Ambiental de Dinamarca.

  • En el estudio de la EFSA tampoco se toma en consideración el posible efecto acumulativo de esta sustancia en el organismo a lo largo del tiempo.

  • Plastics Europe, patronal de los fabricantes de plásticos europeos, no han tardado en pronunciarse y solicitar la eliminación de las restricciones impuestas en Francia. Por nuestra parte, creemos que esta organización, antes de rechazar el principio de precaución seguido por las autoridades francesas, debería trabajar su política de transparencia y la seguridad de los materiales plásticos que usamos diariamente en contacto con nuestros alimentos, cosméticos o productos de higiene.

  • Este estudio pretende contradecir el centenar de estudios independientes que avalan el peligro del BPA. El último, publicado en la revista Endocrinology, evidencia que la exposición durante el embarazo al bisfenol A pone al bebé en peligro de padecer diabetes o enfermedades cardíacas. Este mismo estudio, afirma que esta sustancia perjudica seriamente la fertilidad de los hombres.

En conclusión, desde Sinplástico consideramos que debe prevalecer el principio de precaución y que cualquier riesgo, por mínimo que sea, tiene que ser tenido en cuenta por las Agencias que velan por la protección de los y las consumidoras. Consideramos que los estudios que se realicen tienen que abarcar los perjuicios de todos los aditivos de los plásticos y no de uno en particular, porque de no ser así los resultados serán siempre sesgados y con una clara inclinación en favor del lobby del plástico.