En este artículo queremos aclarar algunos conceptos acerca de los plásticos “biodegradables” erróneamente llamados ecológicos o bio-plásticos.

Desde Sinplástico consideramos que ninguno de estos plásticos puede ser considerado ecológico porque su reciclado es inexistente, porque dañan nuestra salud y el medio ambiente y porque los fabricantes, dado que se degradan, se desentienden a la hora de recuperarlos y tratarlos.

El plástico convencional

El material plástico está compuesto por moléculas llamadas polímeros a las cuales se les añade diferentes aditivos que les dan sus propiedades y características. En el plástico convencional, la materia prima es el petroleo. Este plástico no es biodegradable, lo que significa que no sirve de alimento a ningún ser vivo. Esto hace que nunca desaparezca, simplemente se fragmenta en partículas diminutas bajo el efecto de los rayos del sol o de otras fuerzas, sin sufrir ninguna alteración en su composición química.

Los bioplásticos

Se llaman bioplásticos a los fabricados a base de polímeros naturales como son el almidón de patata o de maíz.

A pesar de que muchos, no todos, de estos plásticos de origen vegetal son biodegradables, el uso de estos bioplásticos presentan, sin embargo, una serie de problemas graves que debemos tomar en consideración:

1. El hecho de que estos plásticos usen una base vegetal no quita para que también lleven aditivos cuyo impacto en el medio ambiente es preocupante, más cuando suelen acabar directamente en la tierra o el agua al biodegradarse.

2. El reciclaje del plástico convencional es ya de por sí muy complicado. Para que estos bioplásticos fueran convenientemente tratados haría falta poner en marcha una red de recogida y tratamiento especifica para ellos.

3. Estos plásticos a los que, generalmente, les damos un único uso consumen gran cantidad de tierra y recursos necesarios para producir alimentos.

4. Son caros y se fabrican a pequeña escala por lo que últimamente están siendo sustituidos por plásticos oxo-degradables.

Los plásticos oxo-degradables (u oxo-biodegradables)

Los plásticos oxo-degradables son plásticos convencionales a los cuales se les ha añadido un aditivo específico, el d2W, que les permite que se degraden sin que intervenga ningún ser vivo.

Estos plásticos presentan también una serie de problemas:

1. Se supone que el residuo generado es aprovechado por organismos vivos para su desarrollo y que por eso es biodegradable, pero hoy día hay muchas dudas a este respecto.

2. Otro tema que nos plantea es el de la toxicidad de los aditivos que lo forman porque acaban directamente en la naturaleza sin ser tratados.

3. La industria presenta estos plásticos como biodegradables cuando no lo son, lo que hace que engaña al consumidor y hace que el fabricante y las autoridades se laven las manos sobre la gestión que sus residuos generan.

En resumen, el problema no es saber si la base del plástico es de origen vegetal o proveniente del petróleo porque, como hemos visto, los plásticos biodegradables u oxo-degradables crean más problemas de los que solucionan.

Desde Sinplástico tenemos muy claro que la única solución a esta catástrofe ecológica que representa el uso actual que hacemos del plástico es dejar de usar artículos de usar y tirar, y optar por productos reutilizables, a granel o poco envasados.

Si deseáis más información sobre este tema, os recomendamos la lectura del informe de Ecologistas en Acción, “Desengancharse del plástico” que trata este problema de manera muy clara y en profundidad.