Las Navidades son la apoteosis del consumismo: entre los regalos, las comidas y los viajes que se realizan, las fiestas de fin de año son el momento en el que nuestra huella ecológica se dispara.

Desde Sinplástico os proponemos unos consejos sencillos para reducir nuestro impacto plástico durante estas fechas y poder disfrutar así de una Navidad sin que dañemos el medio ambiente:

  • A la hora de hacer las compras de Navidad, no nos olvidemos de nuestras bolsas de tela para no acumular bolsas plástico y bolsas “de regalo”.
  • Elijamos regalos ecológicos y evita los productos sobre-envasados. Regalar también nos permite transmitir valores.
  • Cocinemos de manera sostenible y saludable. Compremos ingredientes a granel o al corte y elijamos productos locales y ecológicos.
  • Evitemos la vajilla de usar y tirar. Constituye uno de los residuos que más nos podemos encontrar en las playas y en los mares. Además, una mesa es más bonita con vajilla de verdad, ¿no te parece?
  • Optemos decoraciones de Navidad sin plástico o, mejor aún, hechas en casa en familia. Es una actividad muy divertida para hacer con los más pequeños.
  • Aprovechemos las fiestas y los momentos con los tuyos para transmitir nuestro compromiso con el planeta. El problema de la contaminación plástica es muy poco conocido y todas y todos tenemos la responsabilidad de darlo a conocer.

Como veis, organizar una Navidad sin tantos residuos plásticos es posible y la mejor manera de comprobarlo es haciéndolo. Es una oportunidad para demostranos a nosotros mismos y a nuestra gente que otro modelo de vida y de consumo es posible. ¿Te animas?