Tanto si trabajas para alguien como si eres tu propio jefe o te encargas de un equipo en una gran empresa, seguro que en el trabajo generas más residuos de los que te gustaría.

Y es que trabajar en una oficina zero waste no es algo habitual.

Pero la buena noticia es que tú puedes hacer que lo sea implementando estos 30 trucos para reducir tus residuos en el trabajo.

Apunta:

1. Empecemos por lo básico: cambia las botellas de plástico de las reuniones por una botella grande de vidrio y unos cuantos vasos.
2. Por supuesto, por unos vasos de cristal o de acero inoxidable. ¡Nada de usar y tirar!
3. Y si el agua del grifo de la oficina es imbebible, fíltrala con binchotan.
4. O lleva tu propia botella.
5. ¿En cuanto a la máquina de café? No, gracias. Mejor un termo de acero inoxidable para traerlo de casa.
6. O, si tenéis cocina comunitaria, una cafetera italiana o francesa de toda la vida.
7. Lo mismo con el azúcar, pasa de los sobrecitos y utiliza un tarro para comprarlo a granel.
8. Y para lavar las tazas, un estropajo de luffa.
9. O un cepillo de madera.
10. O un estropajo de cobre.
11. Eso sí, cambia el jabón de lavavajillas por un cubo de jabón de Marsella.
12. En vez de encargar comida para llevar para devorarla frente al ordenador, evita los residuos llevando tu propia comida de casa en una fiambrera de acero inoxidable.
13. Ah, y lleva tu propia servilleta de tela.
14. Huye de picar bolsas de patatas fritas entre horas, llenando uno de estos con frutos secos o cereales comprados a granel.
15. Para evitar el desperdicio de papel, deja un mensaje en la puerta: no queremos publicidad.
16. A la hora de imprimir, piénsalo dos veces.
17. Y hazlo siempre que puedas en papel reutilizado.
18. Si quieres recordar un email importante, guárdalo en una carpeta con el título “IMPORTANTE” en vez de mandarlo a la impresora.
19. Cambia los post-it por pedazos de papel reutilizado.
20. Utiliza pizarras de tiza, en vez de pizarras blancas y rotuladores.
21. Lápices de colores, en vez de subrayadores…
22. ¡Y bolígrafos recargables!
23. Si tienes que hacer envíos, reutiliza las cajas de los proveedores (como hacemos nosotras).
24. Y ciérralas con cinta adhesiva de papel kraft, en vez de plástico.
25. Lo mismo decimos de las tijeras. Si tienes que comprar unas nuevas, sin plástico, por favor.
26. O las chinchetas… Espera, ¿en serio necesitas chinchetas?
27. Venga, vale. Necesitas chinchetas. Pero compra las de metal, las de colores están recubiertas de plástico.
28. Lo mismo con los clips. Metal, sí. Colorines, no.
29. Guarda los documentos en archivadores de cartón (sí, sí, de los antiguos) para evitar las fundas de plástico.
30. Reutiliza todo el material de oficina viejo que encuentres.
31. Repara todo lo reparable.
32. Compra equipos informáticos de segunda mano. Recuerda que el mejor residuo es el que nunca se produce.
33. Cuando hagas un pedido a nombre de tu empresa, especifica en observaciones: “envío con la menor cantidad de plástico posible, gracias”.
34. Pon en tu lista preferente a proveedores que también trabajan con el objetivo de reducir sus residuos.
35. ¿Tus tarjetas de visita? Mejor de papel reciclado.
36. No produzcas materiales promocionales si no es realmente necesario.
37. Y si lo haces, adivina, encárgalos de materiales como madera, tela o metal.
38. Reevalúa las necesidades de la oficina. Ahora en serio, ¿realmente necesitas chinchetas?
39. Respira hondo y date una palmadita en la espalda.
40. Ya puedes presumir de oficina residuo cero.

¿Nos cuentas cuáles son tus trucos para una oficina zero waste? ¿Ya habías puesto en marcha alguno de estos? Nos morimos de  ganas de leerte en comentarios.