Un batido, un cóctel, un refresco… Hay bebidas que saben mejor cuando se toman utilizando una pajita, pero ¿te has parado a pensar alguna vez en lo mucho que contaminan estas pajitas? Lo más habitual es que estén fabricadas con plástico, y son, con mucho, uno de los objetos que más habitualmente encontramos cuando hacemos recogidas de residuos en las playas. ¿Quieres aportar tu granito de arena y reducir tu “impacto plástico”? Empieza a utilizar pajitas de metal.

Razones para usar pajitas de metal

En esencia te vas a encontrar con el mismo tipo de accesorio: un tubito estrecho por el que sorber tus bebidas favoritas.

Y así es como aparece la pajita de metal, un elemento exactamente igual a las clásicas pajitas de plástico con la ventaja de que al utilizarla no estarás produciendo residuos.

Las pajitas fabricadas en metal tienen una gran ventaja sobre las de plástico y es que puedes reutilizarlas indefinidamente sin que pierdan su forma o su calidad. Son más resistentes y por lo tanto más duraderas, y una vez utilizadas no tienes más que lavarlas y dejarlas listas para su próximo uso.

Además son muy prácticas ya que ocupan y pesan muy poquito y que por lo tanto las puedes llevar contigo en el bolso. Nosotras no salimos nunca sin nuestras pajitas 😉

Y para las personas que en casa suelen usar pajitas diariamente, ¡la opción del acero inoxidable es mucho más económica!

El cuidado de una pajita metálica

Con las bebidas líquidas (agua, refrescos, combinados…) no tendrás ningún problema, pero tal vez te preocupe la higiene de una pajita de metal en el caso de consumir bebidas algo más espesas como zumos, batidos o papillas.

En estos casos en los que el contenido del vaso puede dejar residuos en el interior de la pajita, lo más recomendable es utilizar un cepillo metálico para una limpieza a fondo. Son cepillos extrafinos con las medidas perfectas para que puedas introducirlos en el interior de la pajita y dejarla como nueva después de cada uso.

También, no olvides que son de acero inoxidable y por lo tanto se pueden meter al lavavajillas sin problema :-)

Ser ecológicos te deja un mejor sabor de boca

Ponle a tus celebraciones un toque ecológico y pásate a las pajitas hechas en metal. Son igual de efectivas pero tienen muchas más ventajas que las pajitas de plástico.

Al estar fabricadas en acero inoxidable no se deterioran ni modifican el sabor de tus bebidas con sabores metálicos. Además, las tienes en diferentes modelos por si eres de los que disfrutan más bebiendo con ese tipo de pajitas dobladas. Y sin duda son estos pequeños gestos que incorporas a tus rutinas los que poco a poco van cambiando el grave problema ecólogico y animalista que genera el uso innecesario del plástico.