Cómo eliminar las bolsas de plástico de tu vida

Hace unas semanas reflexionábamos sobre por qué prohibir las bolsas de plástico y los pasos que se estaban dando en diferentes países y ciudades del mundo para acabar con su uso.

Como ya os hemos comentado, queremos que éste sea un blog positivo donde, entre todas, demos pasitos para erredicar nuestra dependencia del plástico de usar y tirar.

¿Qué podemos hacer para reducir nuestro uso de bolsas de plástico en el día a día?

Os proponemos este decálogo de acciones para conseguirlo:

  1. Repensar:Para todo cambio lo primero es pararse a pensar. Promovemos el consumo responsable frente a la compra impulsiva. Pensar cuándo vamos de compras y qué compras haremos nos ayudará a prever qué bolsas vamos a necesitar. Y para las compras inesperadas siempre podemos llevar una bolsa de tela encima.

  2. Respetar: Nosotras somos parte del medio ambiente. No nos podemos desligar de la naturaleza. Respetar nuestro medio es respetarnos a nosotras mismas. Cuidarlo es invertir en nuestra salud. Las bolsas de plástico, por cotidianas, nos parecen insignificantes. No las tires al suelo. Usa las papeleras, los contenedores de reciclaje o los puntos limpios de recogida selectiva.

  3. Reducir: El paso más importante en nuestra lucha contra la basura es no generarla. Debemos aprender a consumir lo necesario y a adquirir objetos que no vengan con la carga añadida del sobre-embalaje. Compra a granel tus frutas, legumbres y verduras y pésalas en tus propias bolsas de tela, o conserva tu pan en bolsas de algodón.

  4. Rechazar: Tenemos que aprender a decir… “gracias pero no”. La gente que nos atiende en los comercios intenta agradarnos envolviendo y embolsando los artículos que adquirimos. Ofréceles tus bolsas de tela y rechaza amablemente las bolsas de plástico que te ofrecen.

  5. Reusar y reutilizar: Cambiemos el chip y dejemos atrás las bolsas de un sólo uso. Algodón, cáñamo, yute, esparto… hay muchos materiales naturales que puedes usar en tus bolsas. No se rompen, ni se deshacen, ni se desgastan tan fácilmente. Se pueden usar y reusar.

  6. Reparar. Recuperar. Restaurar: Alguien da más. Tres erres para decirte que lo que se rompe se puede arreglar. Colas, aguja e hilo, una tuerca aquí, o un cable allá… y todo vuelve a funcionar. Las bolsas de tela tienen mucha vida y las puedes redecorar con parches y pegatinas.

  7. Rebuscar y Reencontrar: Dale una segunda oportunidad a las cosas. Y si eres de las que guardan porque tienes un gran desván, revísalo de vez en cuando. Lo que guardaste ayer seguro que está de nuevo en boga mañana: el capazo de la abuela, el saco de arpillera que trajíste del pueblo, la bolsa de zapatos de aquel hotel…

  8. Reciclar: Y cuando realmente llegue el final de tu bolsa, no te deshagas de ella como si no te importara. Si has seguido nuestros consejos, esa bolsa es ya parte de la familia. Llévala al punto limpio o al contenedor para textil.

  9. Responsabilizar: Si realmente crees en lo que haces, no te costará nada comentarlo entre tus amigas. Hazles partícipes de tus avances, de tu cambio de vida y de hábitos. Anímales a que ellas también se sumen a mejorar su calidad de vida.

Una bolsa no es nada si no transporta cosas. Una bolsa sugiere formas, insinúa objetos, nos cuenta una historia. Una bolsa puede mostrarse desnuda, o con una frase que te incita a pensar, a actuar. Te invitamos a Rellenar tu bolsa con objetos útiles y de calidad, con alimentos sanos, con productos ecológicos y de comercio justo.

Autor: Javier Barrios

The dreamer and activist

12 opiniones en “Cómo eliminar las bolsas de plástico de tu vida”

    1. Hola Eduardo. Gracias por tu pregunta. La verdad es que no, más bien al contrario. Solo se reciclan parte de las bolsas que tiramos siempre que sean fáciles de manipular y no estén sucias con alimentos, mediacamentos u otras sustancias naturales o químicas.

  1. Por el momento es casi imposible prescindir del plástico y estos consejos no ofrecen soluciones reales. Qué hacer con la basura del jardín cuando son varias bolsas y enormes? S puede rechazar la bolsa de una prenda, de una medicina, de un objeto comprado, en una papelería, etc.

    El problema lo tienen los fabricantes de bolsas y en consecuencia, nosotros.

    Debo cortar las bolsas de olastico que vienen con envases en pedacitos. .?
    Es mejor que tirarlas enteras por supuesto en el lugar adecuado. ?
    Debería quemarlas?
    Por favor ayúdenme a cooperar adecuadamente

    1. Gracias Anna por tu comentario. Entendemos tus dudas y reparos. Tienes razón cuando dices que es en la fabricación donde se debe reducir el plástico. Pero como ellos, ni la política, hacen nada, debemos ser los ciudadanos, consumidores, los que, con nuestro ejemplo y exigencia, tenemos que provocar ese cambio a la hora de producir/consumir. Esa entrada , la hicimos para animar a la gente a empezar a reducir el consumo de plástico, para insistir que es fácil. Lo dificil es cambiar nuestros hábitos, muchas veces impuestos. La basura del jardín se puede compostar fácilmente y así tendrás abono gratis. Existen varias opciones a la hora de compostar, como lombriciarios, etc. Si deseas tirarlo en el contenedor local siempre puedes llevarlo en cestos o en bolsas y tirar los restos sin bolsas.
      Respecto a las bolsas a la hora de comprar se pueden evitar con un simple…no gracias… aunque insistan que son gratis. También podemos evitar el embalaje comprando a granel y en tiendas locales y mercados.
      Lo importante es no agobiarse, e ir dando pequeños, pero continuados pasos. Cambiar de hábitos.
      Y respecto a los plásticos acumulados, lo mejor es tirarlos enteros al contenedor correspondiente, sin restos de alimentos o medicinas. Un saludo y ánimo!!!!

    2. Yo, para la basura del jardín, uso unos cubos con asas (en mi tierra, Andalucía, se llaman espuertas), y luego los vacío en el cubo de orgánico. Al no tener posibilidad de hacer una compostera aún (ya caerá en el futuro), me parece la forma más sostenible de deshacerse de esos restos, que al ser recogidos diariamente no provocan problemas de olor. En Madrid capital, donde vivo ahora, el ayuntamiento está poniendo además cubos para basura únicamente orgánica, que luego irán a una compostera para hacer abonos y usarlos en los parques y jardines municipales. Aún es un proyecto piloto, y solo hay cubos en ciertas zonas (con tapa marrón), pero creo que es una muy buena iniciativa.
      ¡Enhorabuena al equipo de Sin Plástico por vuestro inestimable trabajo (que estoy aprovechando mucho)!, y ánimo Anna, que “plastiquito a plastiquito” se hace el río (limpio, por cierto) 😉

  2. Yo tengo una consulta… dado que tengo muchas bolsas acumuladas en mi hogar y quiero deshacerme de ellas, es más sano para el medio ambiente tirarlas o quemarlas? De todos modos, en mi país no hay la costumbre del reciclaje, es decir toda la basura entra en el mismo contenedor.

    1. Hola Álvaro, muchas gracias por tu pregunta. Lo ideal sería reutilizarlas. Para la basura o para la compra. Más usos les vas a dar y más tarde las vas a desechar mejor para el planeta. 🙂

    1. Hola Rocío, muchas gracias por tu pregunta y por tu visita a nuestro Blog. Quemar las bolsas de plástico es malo por 2 razones principales:
      1- Incinerar el plástico no lo elimina al 100% y queda alrededor de un 30% de la materia en forma de ceniza, barros o lodos ( que acumulan mucha materia nociva para la salud).
      2- El plástico es un residuo tóxico y quemarlo tiene un impacto medio ambiental importante porque emite partículas tóxicas.
      La única solución para evitar los residuos plásticos es simple reducir el consumo de plástico.
      Un saludo,
      El equipo Sinplástico.

  3. Reuso mis bolsas de plástico, pero cuando ya dejan de ser útiles las junto dentro de una botella. Es esto recomendable? O estoy haciendo mal..

Responder a Lali Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *