DÍA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE: 70 GESTOS QUE PUEDES HACER HOY MISMO PARA CUIDAR DE NUESTRO BELLO PLANETA

Desde Sinplástico llevamos años hablándote largo y tendido de cómo reducir el plástico en tu casa.

Pero, además, no podemos olvidar que vivimos en un ecosistema en el que todas las acciones cuentan.

Por eso, para celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente, hemos creado este post con 70 acciones que igual no te habías planteado y que puedes tomar hoy mismo. Te ayudarán no solo a evitar el plástico sino también a ahorrar energía, proteger la biodiversidad o promover el cambio.

Y además lo acompañamos con un cupón de descuento en toda la tienda. Sí, en toda.

CUPÓN: MEDIOAMBIENTE21
por el Día Mundial del Medio Ambiente

*Válido hasta este Domingo 06/06/2021.

Ahora sí, vamos con el post. Que, te lo advertimos, quizá es el más completo que hemos escrito jamás.

Que lo disfrutes:

EN LA COMPRA:

  1. Repara antes de comprar.

Las tiendas de reparación de calzado pueden arreglar zapatos, cinturones o mochilas. En negocios de costura reparan trajes, sombreros, abrigos y bolsos. Las carpinterías arreglan muebles o viejos juguetes de madera, Las tiendas de electrónica pueden reparar desde una pantalla rota a una lámpara antigua, pasando por un montón de minidomésticos. Así que antes de comprar algo nuevo, piensa cómo puedes reparar lo que ya tienes.

  1. Adapta lo que ya tienes.

Quizá piensas que necesitas comprar algo nuevo, pero puedes adaptar algo que ya tienes para cumplir esa misma función. Los blogs de trucos DIY o aplicaciones como Pinterest te darán muy buenas ideas para encontrar sustitutos a tus compras.

  1. Únete a una cooperativa de alimentos.

Si quieres tener la seguridad de que lo que comes es local, ecológico y de temporada, nada mejor que unirte a una cooperativa de alimentos. Todas las semanas recibirás una cesta con los productos de la época en tu casa y apoyarás a las pequeñas explotaciones agrícolas.

  1. Agrupa o comparte los envíos online para reducir emisiones.

Elige entregas en puntos de recogida o agrupar envíos con tu comunidad de vecinas, amistades o familia, o esperar a tener varios productos en el carrito para comprar son dos trucos para reducir emisiones en tus compras online.

  1. Evita las devoluciones online.

Si no tienes claro que un producto es para ti, pide más referencias a la tienda online. Así evitarás el coste ambiental del transporte de tu devolución. En nuestro caso, puedes llamarnos o escribirnos por aquí y atenderemos todas tus dudas.

  1. Compra a granel y redescubre el mercado.

Comprar a granel o en el mercado con tus propios envases y bolsas de tela no solo evita residuos, sino que reduce el desperdicio alimentario y fortalece tus relaciones con la comunidad.

  1. Deja de comprar a marcas con las que no estás de acuerdo.

Ya sabes: cada compra es un voto por el mundo que quieres.

EN FAMILIA:

  1. Explica la naturaleza.

No solo salgáis a la naturaleza en familia, aprended de ella. Como mamá, papá, abuela o abuelo seguro que puedes informarte de las plantas, pájaros o formaciones geológicas del lugar que vayáis a visitar para que tus peques aprendan y se sientan parte del entorno.

  1. Iniciad un cuaderno de campo

Para que todos esos aprendizajes no se queden en nada, registradlos en un cuaderno de campo. Tener algo propio donde apuntar todo lo que vive será un motivo de orgullo para tu peque y le hará apreciar aún más la naturaleza.

  1. Enseña a recoger la basura.

Los hábitos de la gente menuda de hoy serán los hábitos de la población adulta mañana. Si enseñas a tus peques a no tirar basura y recoger la que encuentran, lo seguirán haciendo cuando sean mayores.

  1. Descubre las manualidades ecológicas.

Hoy en día ya puedes encontrar pegamentos, lápices de colores o pinturas de dedos fabricadas respetando el medio ambiente. Así que antes de comprar algún material de manualidades nuevo, investiga qué opciones tienes.

  1. Reutiliza el papel para pintar.

Papel de facturas, las últimas hojas de viejas libretas, el sobre de una carta del banco… todo ese papel sirve para entretenerse pintando.

  1. Inicia a tus peques en el zero waste.

Puedes empezar por algo sencillo: que lleven su propia botella reutilizable al cole o que se acuerden de llevar consigo su pajita de acero inoxidable cuando salís a comer fuera.

EN CASA:

  1. Apuesta por las mascarillas reutilizables.

Evita los residuos de usar y tirar con unas mascarillas reutilizables. Y, si son ecológicas y fabricadas en España como estas, mejor que mejor.

  1. Lavadora y lavavajillas: en modo eco y a plena carga.

La lavadora y el lavavajillas son dos de los electrodomésticos que más energía y agua consumen.Siempre que puedas utilízalos en modo eco, sin prelavado y a plena carga.

  1. Di adiós a la secadora.

Siempre que puedas seca al aire y utiliza pinzas de madera 100% biodegradables que, si se rompen, se biodegradan en la naturaleza.

  1. Recoge el agua de la ducha.

No necesitas grandes obras de ingeniería: con un cubo te servirá para recoger el agua fría de la ducha y usarla para limpiar cristales o regar las plantas.

  1. Date duchas más breves y menos calientes.

Reduce tu ducha a unos pocos minutos o al menos baja un par de grados el termostato. Esto evitará el despilfarro y emisiones de gas o electricidad.

  1. Coloca ladrones para apagar fácilmente las luces vampiro.

Si te cuesta acordarte o te parece un engorro desenchufar completamente la tele, la pantalla del ordenador u otros aparatos electrónicos, conéctalos a un mismo ladrón con interruptor. Así solo tendrás que apagar un botón al irte a dormir.

  1. Pásate a la energía limpia.

Revisa tus proveedores energéticos y, si es posible, pásate a una cooperativa de energía limpia.

  1. Despídete de los tóxicos.

Di adiós a las bolas anti-polilla en armarios sustituyéndolas por discos de madera de cedro, pásate al jabón de lavavajillas natural o apuesta por los productos del cuidado de bebé o de menstruación sin tóxicos. Tu salud y el planeta lo agradecerán.

  1. Crea una cesta para el punto limpio.

¿No sabes qué hacer con esas pilas viejas, ese cuenco de cerámica roto o esos CDs del 2004? No los tires al contenedor. Destina una cesta o caja a todos esos objetos cuyo destino es el punto limpio y una vez cada tres meses llévalos juntos.

  1. Y otra para donaciones.

Antes de tirar algo, piensa: ¿hay alguien a quien le podría servir eso que estás tirando? Seguro que hay alguna asociación u ONG que recoge no solo ropa, sino también gafas, móviles, aparatos electrónicos, etc.

  1. Decora tu casa con muebles de segunda mano.

Hoy en día puedes encontrar verdaderas joyas a muy buen precio en apps de segunda mano, mercados o anticuarios. Y además, tu casa respirará personalidad.

  1. Invierte en textiles naturales.

¿Sabías que las microfibras sintéticas son uno de los plásticos más frecuentes? Invierte en mantas, cojines o cortinas de tejidos naturales como el algodón, las viscosas con el Lyocell, el lino o el cáñamo orgánicos. La inversión merecerá la pena.

  1. Pinta tus paredes con pinturas ecológicas.

Si vas a hacer obras en casa, apuesta por pinturas con sello ecológico de cal, arcilla o silicato. Estas pinturas respetan el planeta y cuidan de tu salud al no incluir en su composición metales pesados, compuestos peligrosos o resinas sintéticas.

  1. Evita los químicos en productos de limpieza.

En este artículo te contábamos todos los productos de limpieza que puedes hacer con una sola pastilla de jabón de marsella. Y si además tienes vinagre, limón, bicarbonato y agua del grifo, puedes elaborar todos estos productos sencillos, caseros, sin tóxicos y baratísimos.

  1. Abandona el suavizante de ropa.

Hay productos que son dañinos para el planeta y no son necesarios pero seguimos utilizando por costumbre. El suavizante es uno de ellos. Dile adiós para siempre o sustitúyelo por un chorrito de vinagre de manzana. No lo echarás de menos.

  1. Abre una cuenta en un banco ético.

¿Sabes qué se financia con el dinero de tus ahorros? Abrir una cuenta en un banco ético permite financiar proyectos social y medioambientalmente responsables y dejar de dar dinero (aun sin saberlo) a compañías que no respetan los derechos humanos ni el planeta.

A LA HORA DE COMER:

  1. Consume alimentos locales.

Preparar tus platos con alimentos km0, cultivados a pocos kilómetros de tu casa, reduce las emisiones ligadas al transporte de los alimentos de lejanía e impulsa la economía local.

  1. Reduce el consumo de alimentos lejanos.

El café, el cacao o el azúcar de caña recorren miles de km hasta llegar a tu despensa. Reduce su consumo o busca alternativas locales como la algarroba o la miel.

  1. Compra fruta y verdura de temporada.

Los invernaderos utilizan una gran cantidad de recursos como energía o agua para hacer crecer fresas o tomates en pleno invierno y los lineales están repletos de frutas y verduras del otro lado del mundo. Comer de temporada te permitirá luchar contra este sistema, además de disfrutar de sabores más intensos.

  1. Pregunta por el origen de lo que comes en la tienda.

¿Es un alimento cercano? Si es lejano, ¿es de comercio justo? Saber que tienes interés en lo que compras (y que tu decisión de compra puede cambiar según la respuesta que recibas) hará que tiendas y supermercados también se interesen en el origen de lo que venden y empiecen a promover cambios.

  1. Reduce (o elimina) la carne y los lácteos de tu dieta.

La ganadería emite tantas emisiones de efecto invernadero como todo el transporte mundial. Por eso evitar o reducir el consumo de carne y lácteos ayuda a combatir la emergencia climática.

  1. Ten a mano una maceta de aromáticas.

Las aromáticas son fáciles de cultivar y su sabor no tiene nada que ver con las que compras en el supermercado. Plantar las tuyas te ahorrará dinero y unos cuantos envases.

  1. Haz tus propias galletas, mermeladas, yogures y otros alimentos envasados.

Te sorprendería saber la cantidad de alimentos que puedes hacer en casa de manera fácil y rápida. En este post te contábamos solo algunos de ellos pero hay más. Muchos más.

  1. Descongela naturalmente.

Descongelar alimentos en el microondas o la olla supone un desperdicio importante de energía. Planifica tus comidas y descongela con cabeza.

  1. Aprovecha el calor residual.

Apaga tu vitrocerámica unos minutos antes para aprovechar el calor residual y acabar de cocinar tus recetas. Y ten en cuenta que las ollas y sartenes de hierro o acero inoxidable como estas retienen más el calor, por lo que puedes aprovechar aún más la energía.

  1. Tapa la cazuela.

Aprovecha todo el calor de tu cocina tapando la cazuela cuando hagas pasta, arroz o un guiso.

  1. Planta cara a la fast-food.

Las cadenas de comida rápida utilizan materias primas de baja calidad y generan una cantidad ingente de residuos. Plántales cara y haz tus propias versiones caseras de esos caprichos que tanto te gustan.

  1. Interésate por los envases de la comida para llevar.

Si pides comida para llevar, pregunta antes por los envases que llegarán a tu casa y opta por las empresas que te entreguen tu pedido en envases más sostenibles. Además, puedes pedir que no añadan cubiertos, servilletas ni salsas si ya tienes en casa.

EN TU TRABAJO:

  1. Piensa antes de imprimir.

Si teletrabajas, una buena opción es no tener impresora en casa sino tener que acudir a una copistería o librería para imprimir. Eso hace que te lo pienses dos veces antes de hacer una copia.

  1. Evita grapar algo si no es necesario.

Un clip servirá y lo puedes reutilizar cuantas veces quieras.

EN TU TIEMPO LIBRE:

  1. Planea unas vacaciones en un alojamiento ecológico.

Ya existen campings, hoteles y apartamentos que utilizan energías limpias, ofrecen jabones ecológicos y a granel o fomentan la biodiversidad. Cuando vayas de vacaciones búscalos en tu zona de preferencia.

  1. Apoya a santuarios de animales.

En vez de ver animales en el zoo puedes acudir a santuarios de animales, centros que luchan por proteger a ciertas especies y en los que podrás ver ejemplares que, si su situación lo permite, volverán a estar en libertad.

  1. Descubre los destinos nacionales.

España está repleta de destinos nacionales cercanos y parques naturales espectaculares en los que pasar unas buenas vacaciones. Quedándote cerca reduces tus emisiones y fortaleces la economía local.

  1. Utiliza protectores solares respetuosos con la vida marina.

Si vas a bañarte en un río o zambullirte en el mar, recuerda utilizar protección solar respetuosa con la vida marina, como estos protectores solares minerales y sin tóxicos.

  1. Súbete a la bicicleta.

Europa está llena de vías verdes en las que poder disfrutar de una jornada (o varias) encima de la bici. Un deporte limpio que, además, es respetuoso con tus articulaciones. Descubre las rutas cercanas a tu hogar… y a pedalear.

  1. Redescubre el placer de andar.

Andar es el deporte más antiguo del mundo pero no por eso es menos divertido. Puedes dar un paseo cada día o incluso pasar fines de semana enteros haciendo rutas por la montaña. Una afición libre de emisiones y apta para todos los públicos.

  1. Instaura el día sin pantallas.

Reduce tu consumo energético y recárgate las pilas instaurando un día sin pantallas en el que no se admitan móviles, ordenadores o televisión.

  1. Limita las plataformas de streaming.

Como te contábamos en este artículo, el uso de plataformas de streaming constituye una parte importante de nuestra huella ecológica digital. Para evitarlo puedes limitar su uso a unos pocos días y horas por semana.

EN EL TRANSPORTE:

  1. Alquila un coche.

Si casi no utilizas tu coche, ¿por qué no lo vendes y alquilas uno híbrido o eléctrico cuando lo necesites? Esto permitirá a otra persona utilizarlo, evitará la adquisición de un coche nuevo y ayudará a reducir tus emisiones. También existen asociaciones y plataformas de coches compartidos en muchas ciudades.

  1. La bici, también en la ciudad.

Únete al ciclismo urbano pedaleando por tu ciudad. No solo te ahorrará dinero en transporte público y evitará la contaminación del aire, sino que además demostrarás a otras personas que una movilidad diferente es posible.

  1. Sustituye la moto por la bici eléctrica.

Y si tu ciudad tiene demasiadas cuestas o necesitas recorrer distancias más largas y para eso tienes una moto, ¿por qué no te apuntas a la bici eléctrica?

  1. Usa el autobús urbano.

Un autobús libera la carretera de 40 coches y te descubre rincones de la ciudad en los que no habías reparado.

  1. Evita (o abandona) el avión.

Se calcula que entre un 2 y 3% de las emisiones globales están relacionadas con el transporte en avión y ya hay países, como Francia, en los que se están prohibiendo los vuelos nacionales que se puedan hacer en pocas horas en tren. Así que, si tienes alternativa, cambia el avión por el tren o el autobús en viajes de trabajo y evítalo en tus viajes de ocio. Marcará la diferencia.

EN OCASIONES ESPECIALES:

  1. Regala flores locales y de temporada

Las flores son como la fruta y la verdura. Son más sostenibles si son locales y de temporada. En tu floristería te asesorarán sobre ello.

  1. Regala objetos útiles y prácticos.

Piensa en la persona que recibirá el regalo: ¿es un regalo útil y práctico para ella?, ¿lo necesita?, ¿lo va a utilizar?, ¿es de su estilo? Haciéndote estas preguntas te aseguras de que el objeto en cuestión no acabe en un vertedero.

  1. Regala segunda mano.

Si sabes que la persona que lo recibirá está concienciada con el medio ambiente y no le importa recibir regalos de segunda mano, ¿por qué no lo haces? Hay objetos como accesorios de deporte o aparatos electrónicos en muy buen estado que ya existen en el mercado de segunda mano, lo que evita la producción y compra de algo nuevo.

  1. Apoya a marcas ecológicas y éticas.

Si la persona a la que quieres regalar no es demasiado fan de la segunda mano, puedes regalar algo fabricado por una empresa ecológica y ética. Que, por cierto, no es por hacer publicidad pero el 100% de nuestro catálogo cumple con esas condiciones.

  1. Regala alimentos o bebidas ecológicas.

Si hay algo que no falla es regalar un alimento ecológico: un vino de autor sostenible, un queso bio fabricado en un entorno rural… A la persona que lo reciba le encantará y seguro que tu regalo no acabará en la basura.

EN COMUNIDAD:

  1. Haz un voluntariado en una ONG.

Si hay algún problema medioambiental que te preocupa, ¿por qué no donas tu tiempo para intentar cambiarlo?

  1. Dona parte de tu sueldo a una ONG

Y si tiempo no te sobra… ¿qué te parece donar un pequeño porcentaje de tu sueldo a una organización que luche por proteger la tierra?

  1. Sugiere mejoras ambientales a las marcas o tiendas a las que compras.

Cuando compres en tiendas o a marcas y veas que algo es mejorable a nivel ambiental, díselo. Seguramente agradecerán la propuesta e incluso les darás ideas para mejorar.

  1. Propón actividades ecológicas en el cole de tus peques.

Plantar un huerto o hacer excursiones de interpretación de la naturaleza son actividades ecológicas que beneficiarán a todo el alumnado.

  1. Escribe a tu ayuntamiento, proponiendo mejoras en el cuidado del entorno.

En muchas ocasiones, las personas en cargos públicos no se paran a pensar en las consecuencias ambientales de sus decisiones. Házselo ver escribiendo a tu ayuntamiento o consejo vecinal para proponer mejoras ambientales concretas.

  1. Comparte electrodomésticos.

En los países nórdicos es habitual compartir la lavadora o secadora entre varios vecinos. ¿Por qué no lo propones en tu comunidad?

  1. Pide prestado.

Herramientas de casa, maquinarias de jardín o instrumentos de limpieza específicos… En vez de comprar algo que solo vas a utilizar una o dos veces, ¿qué tal si lo pides prestado a tu familia o amigos?

  1. Y también presta.

En los desvanes de toda Europa duermen esquíes, tiendas de campaña o juegos de mesa esperando a salir una vez al año. ¿Y si los compartes?

Y PARA TERMINAR …

  1. Empieza hoy mismo a reducir tu plástico.

Con los consejos que encontrarás en nuestro blog y este regalo solo para ti:

CUPÓN: MEDIOAMBIENTE21

*Válido hasta el Domingo 06/06/2021.

Si nos sigues desde hace un tiempo ya sabrás que no solemos hacer ofertas en toda la tienda, así que, si quieres reducir el plástico en casa y necesitas alternativas, aprovecha ahora.

Y si te ha gustado esta lista de los 70 gestos que puedes hacer hoy mismo para cuidar de nuestro planeta…

 


2 opiniones en “DÍA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE: 70 GESTOS QUE PUEDES HACER HOY MISMO PARA CUIDAR DE NUESTRO BELLO PLANETA”

  1. ¡Hola! Cuando decís «un chorrito» de vinagre blanco para sustituir el suavizante de la ropa, ¿a qué cantidad aproximada os referís? Entiendo, además, que se trata de vinagre de limpieza, ¿no?

    1. Hola Laura. un chorrito para una lavadora llena podría ser el equivalente de un par de cucharas soperas. Y sí, nos referimos a todo tipo de vinagre blanco. A veces usamos el de la limpieza o vinagre de manzana.Muchas gracias por leernos 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *