ESTA FAMILIA MALLORQUINA SACA EL CUBO DE PLÁSTICO CADA VARIAS SEMANAS: ASÍ ES COMO LO HAN CONSEGUIDO

Este post forma parte de la serie “Hogares reales sin plástico”, en la que te mostramos cómo personas normales, como tú y como nosotras, reducen su uso de plástico. Y lo hacemos mostrando sus logros, sus fallos, sus esfuerzos y sus aprendizajes sin juicios y con muchas ganas de aprender.

Puedes leer el resto de artículos de la serie aquí .

David es ingeniero informático y vive con su mujer, Raquel, y su hijo de 13 años, Arey, en Mallorca.

En esta entrevista nos habla de los retos de vivir sin plástico en una isla, de la transición de una vida ecologista a una plasticariana y de lo motivante que puede ser comenzar a dejar el plástico.

 

¿Cómo empezásteis a vivir sin plástico?

Hace dos veranos mi cuñada me regaló el libro “Vivir sin plástico”. Empecé a leerlo y me di cuenta de que, aunque reciclábamos y comprábamos productos ecológicos, consumíamos mucho plástico.

Así que después de leerlo decidimos empezar a buscar alternativas y a probar.

Primero, compramos la fruta y la verdura en un mercado de productores locales y con bolsas de tela.

Después, ya pasamos de comprar productos envasados en plástico a comprar en cristal y tomamos la decisión en familia de dejar de consumir ciertos productos que consideramos que no necesitábamos.

Luego ya pasamos a la limpieza personal, empezamos a comprar todo en champú y jabón en pastillas… Ahora hasta yo me afeito con brocha, que mi padre está alucinando… Y te das cuenta de que conforme vas avanzando, el cubo de plástico se va reduciendo. Ya solo tiramos el cubo cada tres semanas.

 

Vivís en una isla donde las personas suelen comprar agua embotellada… ¿cómo habéis solucionado este problema?

El agua de Mallorca es potable pero no tiene buen sabor, así que filtramos el agua con un filtro de carbón activo binchotan. Y cada día, como religión, nos levantamos y ponemos cuatro botellas de litro con el binchotan dentro y luego tenemos una garrafa para volcarla… Implica un esfuerzo pero cuando lo incorporas en tu rutina no es tan complicado.

Eso sí, también hemos encontrado una alternativa para cuando no tenemos tiempo, un lugar que nos vende bebidas a granel y también tienen agua. Son botellas de cristal retornables y también tienen productos de productores locales: refrescos locales, limonadas, vinos…

 

Algunas personas piensan que comprar sin plástico es más caro, ¿cómo ha sido vuestra experiencia?

Nosotros creemos que gastamos ahora menos que antes.

Con la alimentación, por ejemplo: algo que hemos incorporado es que solo compramos los alimentos que vamos a usar en esa semana.

Los fines de semana hacemos la lista de las comidas que tomaremos durante la semana y el sábado compramos solo lo que vamos a consumir.

Así que ahorras, no desperdicias y durante la semana no tienes ni qué pensar en qué comer.

Y además si compras algo más caro de lo normal, yo que sé, una pasta de dientes, lo compensas con otras cosas. Y también dejas de utilizar ciertos productos como suavizantes de lavadora.

 

Hablemos de vuestro hijo, que ahora tiene 13 años, ¿cómo ha vivido este cambio?

Desde que Arey nació siempre hemos tenido una conciencia ecológica.

Comprábamos productos ecológicos de calidad pero no nos dábamos cuenta de que estábamos usando tanto plástico.

El cambio fue abrir los ojos un poco más. Sé que no somos perfectos pero hemos reducido bastante nuestra huella de basura y eso es gratificante.

Pero bueno, desde que tiene conciencia Arey lleva el bocata en tela, de hecho hacemos nuestras propias telas protegidas con cera de abeja. O también hacemos panecillos en casa y él se ha llevado su bocata siempre así.

También le decimos que eso no significa que comer en una cadena de comida rápida sea un pecado, que si le invitan pues vas y comes y no pones mala cara. Que hay que ser consciente de que no todo el mundo piensa igual que tú.

De todos modos, en familia hemos decidido que algunas cosas, aunque nos gusten, no las vamos a comprar si están en plástico. Y él lo ha llevado muy bien.

De hecho, él siempre tomaba un cacao instantáneo específico y, como no lo hemos encontrado a granel, ha decidido tomar la leche sola porque dice que para comprar algo en plástico y solo para él, pues que no le importa dejar de tomarlo.

O a veces vas a comprar algo que nos gusta mucho y comentas: “Igual podríamos reducir esto…” y también le parece bien.

O buscamos alternativas. Pues en vez de una bolsa de quicos compramos frutos secos… Y que tampoco es que seamos 100% estrictos, que a veces te apetece una bolsa de patatillas y las compras.

 

¿Qué le recomendarías a las personas que leyéndote quizá se animan a reducir su plástico?

Tres cosas:

  1. Lo primero, que se pongan objetivos diarios o semanales: pues esta semana voy a conseguir una pastilla de jabón que me venga bien, pues esta semana voy a ver si encuentro un sitio en el que me vendan cerveza a granel, pues esta semana voy a ver si encuentro cómo lavarme los dientes sin usar plástico...
  2. Lo segundo, que se motiven con el cubo de basura: porque es una motivación ver cómo el plástico va disminuyendo. Primero verás que pasa un día, luego dos, luego cuatro, luego una semana, luego dos semanas, y luego tres semanas sin tirar plástico…
  3. Y lo tercero, que se fijen en el ahorro de dinero, que en conjunto es mucho.

Muchas gracias por compartir con nosotras la experiencia de tu familia dejando el plástico, David. Seguro que en unos meses esas tres semanas se convierten en cuatro, y luego en cinco… hasta que el cubo de plástico casi desaparezca.

 

¿Qué te ha parecido la historia de David y su familia?, ¿nos cuentas qué opinas (de manera respetuosa y sin juicios) en comentarios?

 

P.D: ¿Te gustaría participar contándonos cómo reduces el plástico en tu hogar? Buscamos hogares de todo tipo: unipersonales, homoparentales, monoparentales, numerosos, en el pueblo, en la ciudad, compañeros y compañeras de piso, personas mayores… ¡incluso nómadas!

Queremos contar tu historia, así que si te interesa participar, envíanos un correo a info@sinplastico.com con el asunto “Hogares sin plástico” y nos pondremos en contacto contigo.

17 opiniones en “ESTA FAMILIA MALLORQUINA SACA EL CUBO DE PLÁSTICO CADA VARIAS SEMANAS: ASÍ ES COMO LO HAN CONSEGUIDO”

  1. Todos estos post son muy motivadores y aunque ya llevo varios años reduciendo los plásticos leerlos me ayudan a seguir con más ganas
    Gracias

    1. Muy gratificante ver cómo poco a poco y con paciencia se consiguen muchas metas. Enhorabuena a esta familia ejemplar.

  2. ¡Me encantan estos artículos para coger ideas de cómo ir reduciendo el plástico!

    En casa estoy intentando implementar más cosas para reducir el plástico, y la verdad es que a veces uno se desanima un poco. He conseguido que tanto mi pareja como yo usemos bolsas de tela para ir a comprar frutas y verduras, y luego las típicas bolsas tote bags o otras como las del mercadona así grandes para meter todo dentro. También llevo siempre en el bolso, aparte de alguna bolsa de tela, un tupper pequeño y unas pajitas de cristal, por si me apetece comprar o tomarme algo, o si me quedan sobras al comer en un restaurante.

    También uso pastillas de jabón de manos y para la ducha, pero mi pareja no se acaba de acostumbrar y no le gusta. Lo que no he encontrado es un champú y acondicionador sólido que me vaya bien, tendré que buscar productos en envases de cristal o de lata…

    Otro problema que tengo en casa es con el agua. Vivimos en Barcelona y el agua tiene un montón de cal y sabe fatal. ¿Conocéis algún buen filtro que podamos probar?

    1. Hola! Muchas gracias por tu comentario y enhorabuena por todo lo que estáis consiguiendo con tu pareja. En lo que concierne el champú, si quieres escríbenos explicándonos que tipo de pelo tienes e intentaremos orientarte. Y para el agua, nosotras recomendamos en carbón Binchotan (te lo enseñamos aquí) para el tema del sabor. En lo que concierne la cal, la solución es usar vinagre para prolongar la vida de los electrodomésticos y para la limpieza. Para la salud, hasta dónde sabemos, la cal no es problema. ¡Saludos!

    2. Me ha gustado mucho leer la historia de esta familia. Me ha emocionado la implicación del niño, fantástico!! La idea de proponerte un objetivo semanal sin plástico me gusta. Los pequeños pasos son importantes.

  3. Me ha encantado la experiencia de esta familia, me ayuda a concienciarme un poco más. Creo que consumo de forma coherente y reciclo pero ver el cubo de plástico me hace plantearme que algo más puedo hacer

    1. Gracias Lourdes por tu comentario, nos alegramos mucho que te haya gustado esta entrevista. Si te podemos ayudar en algo para el tema de tu cubo de plástico aquí estamos 😉 ¡Saludos!

  4. donde venden leche sin plastico? la leche la venden en tetrabriks. conozco una ganaderia en mi pueblo que vende leche fresca, pero la vende en bolsas de plastico de 1L.
    y el cafe? donde se puede comprar, a granel?
    Escribo desde un pueblo de Bizkaia, Euskal Herria. un saludo

    1. Hola! Muchas gracias por tus preguntas. Nosotras estamos en Bilbao. La leche a granel se puede encontrar en tiendas del casco viejo, hay varias como Geuria o la casa del yogur pero no es leche ecológica. Igual la ganadería de tu pueblo te podría rellenar botellas de vidrio, así se hacía antes 🙂 El café lo compramos en la tienda Granel Bilbao en la calle María Diaz de Haro. Pero sabemos también de una persona en Durango. Si necesitas más información, no dudes en contactar con nosotras. ¡Saludos!

  5. Me ha gustado leer la historia de esta familia de Mallorca, ya que yo también lo soy y veo que es posible.

    Algo que me parece muy difícil cuando intentas comenzar a dejar el plástico es encontrar esas tiendas donde poder encontrar productos. Sé que tenéis una tienda web de productos sin plástico, pero ¿alguien sabe si existe algun directorio de tiendas en las que poder comprar a granel o productos sin plástico? Creo que sería una buena ayuda para los principiantes. O una guía de “microplásticos” para poder esquivarlos en los productos, ya sé que esto último comprando a granel se soluciona bastante, pero nosotors vamos poco a poco, jejeje

  6. Me parece muy motivador y es verdad que a veces hay que fluir. Me gustó mucho ver que toda la familoa está involucrada. No sólo es no usar plástico sino no contaminar y apoyar al comercio local. Tengo varias cosas que aplicar después de leerlo. Muchas gracias! Saludos desde la Ciudad de México

Responder a Vanessa Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *