JABÓN DE MARSELLA: CÓMO LIMPIAR TODA TU CASA (SÍ, TODA) CON UN CUBO DE MENOS DE 5 EUROS.

No somos mucho de escribir cartas de amor, la verdad. Pero si algún día tuviéramos que escribir una a un producto, lo tenemos claro: ese sería el jabón de Marsella.

Y es que este es, sin duda, uno de nuestros productos Sinplástico favoritos porque:

  • Es baratísimo.
  • Es útil.
  • Está fabricado en condiciones justas en Francia.
  • Tiene una huella ambiental muy pequeña.
  • No contiene químicos tóxicos.

Pero por si esto fuera poco, una de las características que más nos gustan del Jabón de Marsella es que son ideales para las personas que queremos vivir con menos.

Porque solo un cubo evita la utilización de decenas de productos de limpieza.

Y para demostrártelo hemos creado este post en el que Marion te cuenta cómo puedes utilizarlo para limpiar toda tu casa.

Apunta, apunta:

 

Cómo preparar el jabón de Marsella para limpiar:

Para empezar, tenemos que tener claro que el jabón de Marsella se presenta en dos formatos: en cubos y en copos dentro de una bolsa de papel.

  • Formato cubo: es el formato tradicional. Te permite usarlo como pastilla de jabón para higiene personal y como pastilla para lavar la ropa o los platos frotando directamente contra la mancha o el estropajo. También puedes rallarlo para diluirlo en agua y crear soluciones jabonosas.
  • Formato en copos: un nuevo formato que facilita la dilución en agua.

El formato en copos es una solución genial para crear tus propios productos de limpieza de manera rápida, porque te ahorras el proceso de rallado del jabón. Pero ten en cuenta que con un solo cubo y un rallador puedes conseguir los mismos resultados.

Cómo usar el jabón de marsella para limpiar TODA tu casa: los trucos de Marion

En nuestra casa siempre tenemos:

  1. Varios cubos de Jabón de Marsella grandes: uno para lavar los platos, otro para la ropa y varios para rallar y tener en la despensa.
  2. Una garrafa de jabón de Marsella rallado/en copos diluido en agua: ⅙ de jabón por ⅚ de agua, más o menos.

Con esta base podemos limpiar TODA la casa usando las recetas que te dejamos a continuación:

 

  1. Cristales

Llena un cubo de fregar con agua templada y echa medio vaso de jabón de Marsella diluido. Puedes utilizar un mocho y un limpiacristales o simplemente una bayeta de celulosa y algodón 100% biodegradable y un papel de cocina reutilizable para secarlo y dejarlo reluciente. Si quieres un resultado de 10, también puedes añadir un chorrito de vinagre.

 

  1. Suelos

Llena un cubo de fregar con agua templada (o reutiliza el de los cristales si no está muy sucia) y añade medio vaso de jabón de Marsella diluido. Para suelos de madera, también puedes añadir media taza de vinagre. Y, si se te ha caído algo grasiento en el suelo de azulejos de la cocina, incluye un par de cucharadas de bicarbonato sódico.

 

  1. Azulejos

Sigue el mismo procedimiento que con los cristales. Fácil, ¿a que sí?

 

  1. Platos

Si te gustan los lavavajillas líquidos, en este post tienes una receta para crear el tuyo con jabón de Marsella.

Pero si lo que de verdad te encanta son las soluciones sencillas y que funcionan a la perfección, presta atención a esta: coloca tu cubo de jabón de Marsella en un pequeño plato de postre o una jabonera al lado del fregadero. Humedece un cepillo de cerdas vegetales como este. Frótalo ligeramente por la superficie del cubo y a continuación friega con él tus platos, sartenes y ollas. Quedarán relucientes.

Ah, y para limpiar tus cubiertos, sigue el mismo procedimiento con un estropajo de luffa o de esparto.

Verás que, cuando acabes de fregar, habrá una pequeña película de agua y jabón en el fondo de la jabonera: no la tires por el desagüe. Vuélcala sobre tu estropajo o cepillo y aprovecha para dejar reluciente el fregadero.

 

  1. Vitrocerámicas

Di adiós a los productos medioambientalmente agresivos. Porque para que tu vitrocerámica quede como nueva solo necesitas tres productos. Apunta: jabón de marsella, estropajo de esparto (te aseguramos que no raya las superficies) y una bayeta de celulosa y algodón.

Restriega el estropajo humedecido contra el cubo para cargarlo de jabón. Limpia la superficie de tu vitrocerámica incidiendo en las manchas difíciles y luego retira los restos y limpia la superficie con la bayeta húmeda.

 

  1. Tapicerías

¿Alguien se ha pasado la tarde comiendo chocolate en el sofá? Ningún problema: tu cubo de jabón de Marsella te ayuda a solucionarlo.

Humedece la superficie alrededor de la mancha con una bayeta de celulosa y algodón biodegradable y frótala con la esquina de tu cubo (si te resulta más cómodo, puedes cortar el cubo en varias piezas para manejarlo mejor).

Una vez que la mancha esté cubierta de jabón. Humedece un cepillo de uñas de madera como este y frota bien la tapicería. Si es necesario, repite la operación.

 

  1. Colada

Te lo prometemos. No es necesario comprar más jabón de lavadora.

De hecho, en este artículo te contábamos cómo hacerlo usando de base jabón de Marsella. Pero además, si te encuentras con alguna mancha difícil nada mejor que frotar directamente con la pastilla antes de echarla a la lavadora.

¿Comprendes ahora por qué estamos tan enamoradas del jabón de Marsella?

Si te han gustado los trucos de Marion para limpiar toda tu casa usando solo jabón de Marsella, te invitamos a que lo pruebes:


P.D. ¿Te interesa la limpieza casera minimalista, sin plásticos ni tóxicos? Entonces tienes que leer este post: 10 productos eco que puedes hacer en casa (porque el medio ambiente necesita menos).

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *