LOS 3 ARGUMENTOS PRO-AHORRO PARA QUE TU ENTORNO SE PASE AL RESIDUO CERO

Vivir sin plástico es caro”, “el residuo cero es para gente rica”, “yo no puedo permitirme comprar a granel”. Seguro que alguna de estas frases te suena, ¿verdad?

Y es que aunque es cierto que, en general, los productos sin plástico cuestan más, también lo es que la vida sin plástico es más barata.

Parece una contradicción, ¿a que sí?

Pues te aseguramos que no lo es y que puedes convencer a tu entorno de ello argumentando tres sencillas razones:

3 ARGUMENTOS PRO-AHORRO PARA QUE TU ENTORNO SE PASE AL RESIDUO CERO

  1. Cuando reduces tu plástico, consumes menos

El primer argumento de ahorro es tan sencillo como cierto. Una vez empiezas a reducir el plástico dejas de comprar productos envasados (alimentos, productos de limpieza, artículos de higiene, etc.) que hasta entonces creías necesarios.

Y es que una de las ventajas de empezar a vivir sin plástico es que te das cuenta de que no necesitas tanto y, por lo tanto, gastas menos.

  1. Comprar a granel es más barato

Aunque el producto que vayas a comprar a granel sea más caro (por ejemplo, es más caro un arroz ecológico de calidad a granel que un arroz de marca blanca), lo cierto es que solo compras lo que necesitas. Y eso, a la larga, supone un ahorro considerable.

Y si no, mira lo que dice Mònica, una de nuestras entrevistadas en la serie Hogares reales sin plástico: “Hay gente que dice que es muy caro. Sí, es más caro pero la calidad también es otra. Y además, yo te tengo que decir que ahorro mucho dinero. Yo gastaba unos 175 euros a la semana yendo a supermercados baratos y ahora, en alimentación y limpieza comprando sin plástico me gasto unos 140 euros”.

  1. Comprar residuo cero es una inversión para toda la vida

¿Has oído hablar de la “obsolescencia programada”? Es esa estrategia que utilizan algunas marcas para que sus productos dejen de funcionar en unos pocos años y, de esa manera, obligar a la compra.

Bueno, pues olvídate de la obsolescencia con la mayoría de productos residuo cero porque, si los cuidas, te durarán para siempre.

Te ponemos unos cuantos ejemplos:

Como ves, la filosofía detrás de nuestros productos sin plástico se opone de manera frontal al concepto de consumismo inconsciente en el que vivimos, en el que podemos reemplazar la maquinilla cada dos días, comprar una botella de agua de plástico diferente cada vez que tengamos sed o envolver nuestros alimentos en bolsas o papeles que tiraremos al llegar a casa.

También significa que, aunque sean un poco más caros al principio, son una buena inversión porque a largo plazo te saldrán rentables.

¿O qué es mejor, comprar una botella de agua de 0,85 céntimos al día todos los días o comprar una botella reutilizable que te durará toda la vida por 24,95 euros? En solo 30 días ya te sale más rentable invertir en la segunda.

El argumento pro-ahorro final que todas las personas deberían leer

Si todavía piensas que algunos productos sin plástico son caros, tenemos que decirte algo: la calidad se paga, pero también se pagan los salarios justos, los derechos laborales, la producción responsable con el planeta, el pago de impuestos en el mismo país en el que operas, etc.

Y es que la precariedad en las personas que producen un objeto de consumo acaba repercutiendo también en quienes lo consumen.

Así que, si compramos precario solo porque es barato, participamos en un sistema que pone los beneficios por delante de las personas. Y eso puede afectarnos también a nosotras en cualquier momento.

Esperamos que este post te haya dado los argumentos que necesitas para convencer a las personas que te rodean de que la vida sin plástico, en realidad, no es cara :).

Y, si quieres, recuerda que todavía estás a tiempo de unirte al reto “Julio sin plástico”, en el que te contaremos nuestros trucos para reducir el plástico poco a poco y desde nuestra experiencia.

Reto gratuito “Julio sin plástico”

Comienza a reducir tu plástico paso a paso y de manera sencilla con nuestro reto gratuito vía email.

2 opiniones en “LOS 3 ARGUMENTOS PRO-AHORRO PARA QUE TU ENTORNO SE PASE AL RESIDUO CERO”

  1. No hace falta ir a una tienda de productos ecológicos para comprar a granel. En un frutería, pescaderia o carnicería compras sin plástico a precios normales y puedes adquirir también productos locales. Lo mismo pasa con las legumbres. Y los alimentos precocinados (y sobre envasados) son más caros que lo que cocines en casa.

    1. Muchas gracias por leernos y por tu comentario. Es cierto que no solo las tiendas que ofrecen productos ecológicos venden a granel, gracias por recalcarlo. Eso sí, en Sinplastico, animamos a que siempre que se pueda, se opte por productos ecológicos, de temporada y locales. Es la mejor manera de conseguir una alimentación saludable y sostenible. ¡Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *