Toda persona que ha empezado a vivir sin plástico lo sabe. El primer cambio de hábitos es el que más cuesta. Decides que quieres vivir de manera más sostenible, has visto cómo otras personas lo hacen, pero la tarea te parece tan inmensa y urgente que te bloqueas y no sabes por dónde comenzar.

Por eso, aprovechando el Día Internacional Sin Pajita que se celebra el 2 de febrero, te animamos a que empieces por aquí. Rechazando el uso de pajitas de plástico y sustituyéndolas por pajitas reutilizables de acero inoxidable.

 

Día internacional sin pajitas

 

POR QUÉ EMPEZAR POR LAS PAJITAS

Las pajitas de plástico son un producto necesario para personas enfermas y con problemas de movilidad. Sin embargo, no tiene sentido que el resto del planeta utilice algo que tiene una vida útil de 15 minutos pero cuyos componentes no desaparecerán de la tierra jamás.

 

VENTAJAS DE EVITAR LAS PAJITAS DE PLÁSTICO

Al eliminar las pajitas de plástico de tu vida contribuyes no solo a la mejora del planeta, sino también a la de tu salud. Y es que dejando de utilizar pajitas de un solo uso…

 

  • Evitas generar más desechos plásticos. Las pajitas son uno de los residuos plásticos más comunes. Para que te hagas una idea, solo en Estados Unidos se desechan 500 millones de pajitas al día. El equivalente a 127 autobuses llenos.
  • Rechazas un producto imposible de reciclar. Estos tubos de plástico no se reciclan. Acaban en vertederos, se incineran o terminan en nuestros mares.
  • Reduces la contaminación de los océanos. Las pajitas alteran los ecosistemas marinos convirtiéndose en microplásticos que entran en la cadena trófica.
  • Proteges la vida marina. Debido a su forma y tamaño resultan un peligro para los animales marinos, que pueden llegar a morir por obstrucción de vías respiratorias.
  • Eliminas los tóxicos de tu vaso. El plástico de las pajitas de usar y tirar libera aditivos químicos tóxicos que pueden poner en peligro tu salud.

 

RECHAZAR LAS PAJITAS: TU PRIMER PASO HACIA UNA VIDA SIN PLÁSTICO

Rechazar las pajitas de usar y tirar es el paso más sencillo para empezar a vivir sin plástico, ya que no necesitas nada más que determinación para conseguir tu objetivo.

Es tan simple como dejar de utilizarlas en casa y pedir tu bebida sin pajita cuando entres a un bar o restaurante. No parece tan difícil ¿verdad?

Aun así, hay ocasiones en las que te puede apetecer beber con pajita. Para esos momentos puedes recurrir a las versiones reutilizables de acero inoxidable. Además, verás que las hay de todo tipo… Mira, mira.

 

PAJITAS REUTILIZABLES DE ACERO INOXIDABLE PARA TODOS LOS GUSTOS

Las clásicas pajitas rectas, útiles para cualquier ocasión:

pajitas rectas

Simples. Elegantes. Perfectas para llevar en una esquina del bolso o en el bolsillo pequeño de la mochila y salvarte de ese camarero que está a punto de meter una pajita en tu zumo.

Dobladas, para beber de manera más cómoda:

paritas dobladas

Si quieres la comodidad de las pajitas de plástico en su versión reutilizable, aquí tienes a tus mejores aliadas. Dobladas, para que puedas beber incluso viendo tu serie favorita en el sofá.

Cortas, para toda la familia:

pajitas cortas

¿No se acaban la leche a no ser que se la sirvas con una pajita de plástico? Tenemos la solución. Estas pajitas cortas infantiles harán que no dejen ni una gota.

Anchas, para tus batidos y granizados:

Si no perdonas tu batido mañanero, esta es tu pajita. Más ancha que el resto, aúna estética y practicidad para que puedas disfrutar de tu pequeño placer sin preocuparte por el plástico.

 

Celebra con nosotras el Día Internacional Sin Pajita pasándote a las pajitas reutilizables de acero inoxidable.