SINPLÁSTICO ¿AVE FÉNIX?

Desde el día que anunciamos el cierre de Sinplástico a finales de Agosto hasta el cierre definitivo a finales de Noviembre hemos sufrido un vendaval de emociones. Todas y cada una de las fases de los cambios traumáticos, a saber, Reafirmación, Crisis y Reconstrucción.

REAFIRMACIÓN

Primero, el simple pensamiento de cerrar. La cosa pintaba mal desde el azote de la pandemia allá por marzo del 2020, pero en esta mentalidad capitalista del esfuerzo, el positivismo y la oportunidad que nos han enseñado y vivimos, siempre piensas que si algo sale mal o, simplemente, no sale es porque no te has esforzado sobradamente, no has invertido lo que era preciso, no has hecho suficientes cosas, no has mirado el problema desde el ángulo correcto, no has pedido la ayuda necesaria.

Y por ello, antes de morir hablamos con multitud de personas y empresas, acudimos a ferias, conferencias y cursos, invertimos el dinero familiar en más productos y marcas; ampliamos y diversificamos nuestra fuente de ingresos, de negocio, de posibles clientes; abordamos la publicidad y el marketing desde nuevas perspectivas y soportes. En vano.

cRISIS

Luego llegó el luto. Contárselo a la familia, a los amigos, a las empresas con las que trabajas y colaboras… y a vosotras.

Y como en todo luto, llegan las muestras de pésame, del… ¡No podéis cerrar!, del… ¡y ahora qué hago yo!, de ayuda, de ánimo, de cariño. Agotador.

Y orgullo

Porque ves que tu trabajo ha servido para algo. Porque sientes que has removido conciencias, pensamientos, activismo. Porque parece que hemos hecho suficientes cosas bien como para dejar un legado que se manifiesta en todas las muestras de cariño con la que nos habéis mimado. Porque lo que, al principio, cayó como lluvia incomprendida en un erial, regó de activistas un mundo dormido. Porque hemos sido capaces de crear otro tipo de negocio diferente al que impera, donde las relaciones personales y el trabajo compartido eran motor.

Y agradecimiento.

Por las infinitas muestras de cariño. Desde los bombones que nos endulzaron ese primer mal trago, a los abrazos, las llamadas, los mails (perdón por no haber podido responder a todas), las visitas e incluso las compras que nos ayudaron a vaciar el almacén y pagar parte de nuestras deudas.

Y, por supuesto, agradecimientos al equipo, mejor dicho ahora familia, de Sinplástico que acudió un montón de días a echar una mano, a darnos una palabra de aliento, a suplirnos de viandas y refrigerios o simplemente a contarnos cómo les iba la vida.

Después del luto llegaron los días de trabajo físico, para poder enviaros todos los pedidos -perdón por la demora-, que nos tuvo entretenidos y nos alejó de pensamientos pesimistas.

Y al final, el vacío.

Es duro tener que admitir y asimilar que todas las horas robadas a la familia y a los amigos, que todo el trabajo, esfuerzo y cariño metido en este proyecto por nuestro equipo, que las colaboraciones y proyectos de las empresas con las que trabajamos y que la confianza que habéis depositado en nosotras se hayan ido al traste y que nos invada ese sentimiento del… no haya servido para nada. Sentimiento de fracaso.

Y llega el cansancio, el derrumbe físico y mental, incluso la enfermedad.

RECONSTRUCCIÓN

Y ahora qué.

El cuerpo, la familia, los amigos te piden que dejes a tu criatura donde está, enterrada.

Pero como dice mi amigo Ander, aunque la mayoría vive pensando en ganar estabilidad, en el placer de lo material, en el dinero, el prestigio, o el poder, hay a algunos bichos raros que nos mueve la insatisfacción por la realidad que nos presentan como inevitable, la inquietud por buscar alternativas a lo establecido, la emoción de la experiencia, un duende cultural y artístico, un gusanillo por encontrar un mundo más justo y medio-ambientalmente sostenible, incluso un lado kamikaze que nos empuja a seguir en la pelea, en el activismo, en la creación, en la concienciación.

Sinplástico ¿debe ser abono de otros proyectos o Ave Fénix que resurja de sus cenizas? He ahí la cuestión.

Una de las razones que nos dabais para no cerrar es que sería una pena perder el conocimiento y experiencia acumulados en estos años.

Otra razón es que ahora que no somos negocio de ventas, tendremos más libertad para comentar o criticar prácticas abusivas, falsos productos ecológicos, ideas, noticias o campañas sin que existan conflicto de intereses.

Y se nos ha ocurrido que podríamos seguir con nuestra labor divulgativa, que podríamos transformar Sinplástico en una comunidad activista de denuncia, de concienciación, de aprendizaje, de apoyo y colaboración, de recursos y experiencias compartidas, ampliándolo a otros ámbitos del medio ambiente como la energía y el calentamiento global, la arquitectura, las relaciones personales, el conflicto campo-ciudad, etc.

¿Cómo lo veis?

Nos vamos a dar unos meses de estudio, de escucha de lo que nos tenéis que decir, contarnos y sugerirnos, de desarrollo y, por qué no decirlo, de descanso para ponernos las pilas y retomar este proyecto con ideas y ganas renovadas.

No dejéis de enviarnos ideas, ánimos, cariño, necesidades y deseos a [email protected]

No dejéis de seguirnos y de estar atentas a las redes para cuando retomemos el proyecto Sinplástico.

Y como nuestro anhelo siempre ha sido la transparencia, también os contaremos como hemos pensado que podríamos financiar esta nueva etapa… ¿crowdfunding? ¿subscripciones? ¿anuncios? ¿artículos o productos patrocinados? ¿venta de cursos, artículos y colaboraciones?

Esperamos vuestra colaboración y que la espera no se os haga larga.

Comparte esta información con tus amistades y familiares,

e informa a tu comunidad.

16 opiniones en “SINPLÁSTICO ¿AVE FÉNIX?”

  1. No os conozco personalmente. Pero me siento identificado, con lo que decís en este blog.
    Tenéis tantos conocimientos y experiencia, que tenéis que encontrar la forma de difundirlos.
    Hay muchos más locos y marcianos por ahí de los que imagináis.
    Mucha suerte

  2. En casa hemos aprendido mucho con vosotros, y cambiado muchas costumbres que, aunque sean pequeños gestos, suman. Sea lo que sea que decidáis, ahí estaremos leyendo y apoyando en lo que podamos. Los productos patrocinados me parecen una buena idea. Un gran abrazo y ánimo en la nueva etapa.

  3. Estoy totalmente de acuerdo con las opiniones ya escritas.
    No tengo el placer de conoceros personalmente pero, a los que me rodean y a mí nos habéis hecho cambiar en parte, pequeños pasos que suman.
    Dicen que la experiencia es un grado y la información es poder así que, hagáis lo que el cuerpo os pida, gracias por todo ese conocimiento compartido. Gracias.

  4. Con lo duro que es abrir camino. Es una pena que después de haberlo conseguido no persesevereis en el empeño, pues para muchos ya erais una referencia.
    Deseo que ese resurgir se lleve a efecto.
    Salud.

  5. Creo que es super necesario que continuéis con vuestra labor de una u otra manera. Necesitamos hacer una transformación ecológica y social muy importante y todo el esfuerzo que hagamos en ese sentido es poco. Vuestra experiencia y la red de personas que habéis tejido estos años a vuestro alrededor son un gran punto de partida para que le deis forma al nuevo proyecto. Animo con la nueva etapa!

  6. Un millón de gracias por todos vuestros esfuerzos, no han caído en vano. Mi hijo de 4 años, está enamorado del cuento de la ballena llena. Las generaciones futuras, también se están educando en un mundo sin plástico. No es fácil. Pero si poco a poco cambiamos la mentalidad del consumismo, nada habrá sido en vano. Por cierto, en clase.. también lo leen, así llega a más niños. Gracias por todo!!

  7. quina llàstima q projectes com el vostre tant útil i interessant s acabi. gràcies per tot el q hem après i ens heu explicat. esperó tornar a saber de vosaltres. com més aviat millor. molta, molta sort i salut !!!!

  8. No entiendo muy bien qué es lo que pretendéis hacer, pero en vuestra etapa pasada me ayudasteis a vivir consumiendo menos plástico. Como quiera que sea si en la próxima lo conseguís no será cosa mala. No sé, podríais convertiros en una especie de foro informativo para ayudar a la gente a vivir de acuerdo a esa filosofía. En lo que pueda contad conmigo. Eutsi goiari eta ez inoiz etsi!

  9. Me entristeció mucho cuando comunicasteis que cerrabais, lo comprendí porque este horrible sistema capitalista nos doblega y controla. Habéis sentado las bases y hecho lo que sabíais, Gracias.
    Nos toca a todas y todos hacer lo que podamos por nuestro planeta.
    Ahora descansar y volver, o no, SOIS LIBRES, hacer lo que sintais en vuestro corazón.

  10. Qué emocionantes vuestras palabras. Estaremos apoyando y difundiendo porque familias como la vuestra es lo que este mundo necesita más que nada.
    Contad conmigo para lo que necesitéis.

  11. Mucho ánimo en vuestra nueva etapa y muchas gracias por todo lo que habéis conseguido hasta ahora para todos. Suerte y adelante con lo que sintáis, la vida es continuar. Gracias.

  12. Mucha fuerza porque, cuando se está tan loco (o tan convencido de lo que se hace) como para meterse en este mundo a contracorriente, la vais a necesitar. Os seguiré. Un abrazo.

  13. Marion ,me ha encantado tu libro, no os rindáis , os necesitamos , que sepáis que la gente como vosotros soys los que ayudais a cambiar el mundo, soys un ejemplo a seguir, un abrazo muy fuerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.