Uno de los productos que usamos en el día día, y que casi siempre es de plástico, es el cepillo de dientes. Los cepillos de dientes de plástico convencionales pesan 18 gramos por término medio. Si cada persona utiliza unos 300 cepillos a lo largo de su vida, generará 5 kilos de basura plástica, que terminará, irremediablemente, contaminando el medio ambiente.

En España se venden al año unos 160 millones de cepillos de dientes, que formarán unas 2.800 toneladas de residuos no reciclables . Por ello, elegir un cepillo de dientes ecológico fabricado sin plástico es un gesto muy positivo para el medio ambiente.

Es difícil no perderse en la nueva y amplia oferta de cepillos de dientes ecológicos.  Aunque existen varias opciones, nosotras destacamos dos como realmente ecológicas:

La única opción de cepillo de dientes 100% sin plástico y realmente biodegradable, porque está fabricado exclusivamente con materiales naturales, son los cepillos de dientes de madera de haya y cerdas naturales, obtenidas de pelos de cerdos criados en granjas pequeñas. Los que hemos seleccionado, están fabricados en Alemania y permiten una limpieza eficiente y respetuosa con nuestros dientes y encías.

A pesar de ser la mejor opción, ecológica y residuo cero, no es una opción válida para las personas veganas. Por ello, también queremos mencionar los cepillos de dientes de bambú.

La gran mayoría de los cepillos de dientes ecológicos (o por lo menos etiquetados así) están fabricados con mango de bambú y cerdas de nylon. Estos cepillos de dientes suelen presumir de adjetivos tales como 100% biodegradables, 100% bio, o 100% de bambú. Sin embargo, es importante tener claro que los cepillos ofertados como 100% Bambú, llevan, en realidad, cerdas de nylon (ya sea Nylon 4 o 6)  que es un plástico, y por ello un material no biodegradable -lo que nos parece engañoso, ya que hablar de nylon bio da a entender que está libre de sustancias químicas sintéticas-.

Por ello, hablamos con muchos fabricantes antes de seleccionar la gama de cepillos de bambú veganos que ofreceríamos en nuestra tienda. Hemos elegido los cepillos de dientes de la marca My Boo Company porque presentan varias ventajas sobre otros cepillos de bambú.

  1. Sus cerdas son de nylon-6 sin Bisfenol A (BPA), componente dañino para la salud y que está presente en los cepillos de plástico.
  2. El nylon-6 de estos cepillos no contiene derivados del petróleo ya que está fabricado a partir de aceite de ricino.
  3. Para el reciclaje ( del nylon) y el compostaje (del bambú), se pueden quitar las cerdas con una pinza o alicate.
  4. El bambú es biodegradable, compostable y tiene propiedades excepcionales. Por ejemplo, no necesita ni fertilizantes, ni pesticidas, ni riego para su cultivo. Además, el cepillo de dientes de la marca My Boo Company está fabricado con bambú moso, también conocido como bambú de invierno, que es un tipo de bambú que no es consumido por los osos pandas.
  5. Originario de China, el bambú que usa la marca proviene de un cultivo FSC, es decir, eco-responsable, y respetuoso con los bosques, los animales y las personas.
  6. Y por último, el logo de la marca está grabado con láser para evitar el uso de tintes químicos.

Por estas razones, consideramos que, después del cepillo de dientes de madera, el cepillo de bambú de la marca My Boo Company es la mejor opción ecológica que podemos encontrar hoy día en el mercado.

Esperamos haberte ayudado en la búsqueda de un cepillo de dientes más ecológico. Encontrar una alternativa ecológica a los cepillos de dientes de plástico es posible y es una muy buena manera de reducir  tus residuos y tu consumo de plástico.