Lo tienes decidido. Después de observar la cantidad de envases que pueblan las estanterías de tu baño has hecho el propósito de probar alternativas sin plástico y pasarte al champú sólido. Pero te asaltan las dudas, ¿te dejará el pelo igual de bien que tu champú habitual? ¿Qué tipo de champú sólido te vendrá mejor para tu tipo de cabello? ¿Cómo tendrás que utilizarlo para conseguir los mejores resultados?

Si este es tu caso no te preocupes y sigue leyendo. Porque en el post de hoy Marion, co-fundadora de SinPlástico, comparte contigo sus mejores trucos para iniciarte en el uso del champú sólido. Para que aclares todas tus dudas, te olvides de la prueba y error y des con tu champú ideal a la primera. Te dejamos con ella.

resultado shampooing solide

 

 

CHAMPÚ SÓLIDO VS. CHAMPÚ NATURAL, ¿ES LO MISMO?

Una de las primeras aclaraciones que tenemos que hacer al plantearnos utilizar champú sólido es que no es lo mismo que un champú natural. No todos los champús sólidos son naturales, ni mucho menos ecológicos. De hecho, es habitual que los champús sólidos que encontramos en el mercado contengan componentes petroquímicos como surfactantes (SLS), siliconas, parabenos o ftalatos. Sustancias conocidas como disruptores endocrinos que ponen en peligro tu salud modificando el sistema hormonal.

La mejor alternativa a estos productos son los champús sólidos naturales, elaborados con ingredientes como aceites o extractos vegetales. Y si pueden ser ecológicos, es decir, creados con materias primas cultivadas sin pesticidas o herbicidas, mucho mejor para ti y para el planeta.

 

POR QUÉ PASARTE AL CHAMPÚ SÓLIDO NATURAL

Las ventajas de utilizar champú sólido natural son muchas. Tanto para tu salud como para tu comodidad y, por supuesto, para el entorno. Incluso para la estética de tu cabello.

De hecho, mis motivos para empezar a utilizar champú sólido natural fueron puramente medioambientales y de salud y, sin embargo, desde que empecé a usarlo, cada vez que voy a la peluquería me repiten que tengo el pelo muy fuerte y bonito. Me dicen que se nota que lo cuido. Y la verdad, entre tú y yo, es que no hago nada especial salvo lavarlo utilizando mi pastilla de champú sin tóxicos.

Esta es solo una de las ventajas de pasarte al sólido. ¿Necesitas más? Pues aquí van:

  • Reduces tu consumo de plástico: el champú sólido prescinde del agua en su composición, por eso no necesita envases.
  • Cuidas tu salud: al lavarte el cabello con champú sólido natural evitas tóxicos potencialmente nocivos.
  • Alargas el tiempo entre lavados: tu pelo dura limpio muchos más días.
  • Dices adiós a los picores y a las molestias: los ingredientes naturales evitan que tu piel reaccione ante los tóxicos presentes en los champús tradicionales.
  • Combates el apelmazamiento: y de paso luces una melena más sedosa, brillante y fuerte.
  • Dispones de más espacio en tu baño: olvídate de coger una botella en la ducha y que se te caigan cinco. Una pastilla es suficiente para lavar tu pelo durante meses.
  • Viajas sin preocuparte por tus líquidos: no necesitas calcular los mililitros permitidos ni usar film plástico para prevenir los escapes en tu maleta.

 

LOS CONSEJOS BÁSICOS PARA HACER QUE TU TRANSICIÓN HACIA EL CHAMPÚ SÓLIDO SEA UN CAMINO DE ROSAS

CHampú solido lamazuna

Encuentra tu champú sólido ideal
Quizá ya has hecho tu primer intento con un champú sólido y no te ha ido bien. O a lo mejor estás aplazando el momento de empezar porque no sabes cuál elegir. Te entiendo. Y es que encontrar el champú sólido natural ideal para tu tipo de cabello es el paso más importante y complicado de todo el proceso.

Existen champús para cabellos grasos que tienen una formulación distinta a las pastillas para cabellos secos o finos. O champús específicos para pelo corto, cabellos tintados, melenas rizadas o problemas de caspa.

Antes de decidirte por uno, no dudes en contactar con expertas para elegir de manera correcta. Nosotras estaremos encantadas de aconsejarte y ayudarte a encontrar el champú sólido natural ideal para tu tipo de cabello.

 

consejos champú solido

Ten paciencia
Cuando empiezas a utilizar champú sólido tu pelo necesita un tiempo para expulsar todos los tóxicos que ha ido acumulando y adaptarse a su nueva rutina. Así que ten paciencia si durante los primeros días o semanas no parece el mismo. Además, si quieres hacer la transición de manera más progresiva, siempre puedes alternar tu nuevo champú sólido con el producto anterior.

Empieza a apreciar tu pelo tal y como es
El champú sólido natural no lleva perfumes sintéticos que provocan que tu cabello huela artificialmente a rosas, vainilla o frutas tropicales. Como mucho, algunas composiciones incluyen aceites esenciales.

Esto hará que tu pelo no desprenda olor y que puedas echar de menos la fragancia que aportan los perfumes derivados del petróleo. Sin embargo, no oler es en realidad la alternativa más limpia y segura, puesto que los perfumes sintéticos son unos de los disruptores endocrinos más señalados.

Aplica un acondicionador natural para un extra de hidratación
Al no contener siliconas que actúan cubriendo el pelo para simular suavidad, puedes sentirlo más tirante. Por eso, si echas de menos un extra de hidratación, decántate por un acondicionador natural como la manteca de karité, el aceite de argán o el aceite de coco.

4 TRUCOS DE USO BÁSICOS PARA SACAR TODO EL PARTIDO A TU CHAMPÚ SÓLIDO

1. Aplícalo correctamente
Para aplicar el champú sólido tienes que mojar el pelo y masajearlo para que el agua penetre bien hasta tu cuero cabelludo. Una vez empapado el cabello, frota la pastilla entre tus manos o contra tu cabeza suavemente para evitar enredos. Ten en cuenta que los champús naturales no generan tanta espuma como los de base sintética, así que evita frotar demasiado porque puedes acabar echándote demasiada cantidad de producto.

2. Aclara a conciencia
Una vez aplicado, aclara tu cabello para evitar que queden restos. Si lo necesitas, repite el proceso.

3. Alterna tus champús
De vez en cuando alterna el champú sólido que utilizas con otro de similares características. Esto permite que tu pelo siga en contacto con otras fórmulas, para que no se acostumbre a una en concreto.

4. Mantenlo fuera de la ducha
Quizá uno de los errores más comunes a la hora de utilizar champú sólido es guardarlo en la ducha, ya que el contacto con el agua hace que se desgaste y se desperdicie. Para evitarlo, mantén tu champú en una jabonera en un estante o armario cerca (pero no dentro) de la zona de aguas.

Jabonera de metal

5. Deja que seque entre usos
Para aprovechar bien tu pastilla es muy importante que permitas que se seque entre lavados. Para ello, debes dejarla secar al aire nada más acabes de ducharte o cuando llegues a casa después de llevarla de viaje.

6. Divide y vencerás
Si quieres utilizar tu champú sólido en diferentes lugares (tu casa, el gimnasio, la piscina), puedes comprar varias pastillas o dividir la que ya tienes. Te prometo que su poder de limpieza quedará intacto.

7. Aprovecha hasta el último trozo
No tires los últimos pedazos de tus champús sólidos, esos tan pequeños que se te escapan entre los dedos. Puedes aprovecharlos al máximo cosiendo un lateral de un estuche de Luffa y metiéndolos dentro. Te durarán unas cuantas semanas más.

Esperamos que estos consejos te animen a probar el champú sólido natural y resuelvan todas tus dudas.

Pero por si acaso te queda alguna, recuerda que estamos a tu entera disposición para orientarte y que elijas el champú sólido natural ideal para ti. Así que no te cortes y contacta con nosotras. Nos encantará ayudarte.