ASÍ AFECTAN LAS COMPRESAS Y TAMPONES DESECHABLES A LA SALUD

menstraucion sostenible

Seguramente hayas leído acerca de los problemas ambientales que provocan las compresas y tampones desechables. O las toallitas de usar y tirar.

Lo que es probable que no sepas es el enorme impacto en la salud que tienen estos productos para las personas que los utilizan.

Por eso hemos decidido hablar de ello y contarte cuáles son las consecuencias del uso de productos desechables para la menstruación.

¡Ah! Y si no menstruas y crees que este tema no te interesa, te pedimos que lo reconsideres y que dediques cinco minutos a leer este artículo. Cuantas más personas conozcamos los datos, más podremos hablar de ellos con nuestro entorno e informar a quienes nos rodean.

Este es el impacto de las compresas y tampones desechables en la salud

Como dice este estudio de 2004, el tejido de la vulva y la vagina es potencialmente vulnerable a la exposición de productos químicos tóxicos e irritantes y, sin embargo:

  • No hay investigaciones suficientes sobre el impacto de la exposición directa de cada uno de los químicos más comunes en la industria en el tejido vaginal.
  • Todos los productos menstruales desechables tradicionales contienen ingredientes potencialmente peligrosos para la salud.

De hecho, según la organización Women’s Voices for the Earth, los efectos sanitarios de las compresas, tampones y toallitas de usar y tirar son devastadores.

Compresas desechables:

Las compresas desechables, hechas de una mezcla de plásticos y celulosa, contienen dioxinas y furanos, residuos de pesticidas, fragancias químicas no especificadas y adhesivos como el methyldibromo glutaronitrilo, que podrían estar relacionados con el cáncer, daños reproductivos y disrupción hormonal. Además, según la organización, el uso de compresas desechables en ocasiones se relaciona con la aparición de alergias en la zona vaginal.

Tampones:

Están fabricados con ingredientes peligrosos como dioxinas y furanos (provenientes del proceso de blanqueado con clorina), residuos de pesticidas y fragancias químicas no especificadas, ingredientes que podrían estar relacionados con el cáncer, daños reproductivos, disrupción hormonal y aparición de alergias.

Toallitas húmedas:

Pueden contener methylchloroisothiazolinona, methylisothiazolinona, parabenos, quaternium-15, DMDM hydantoin, iodopropynyl butylcarbamate, triclosan y fragancias químicas desconocidas. La exposición a estas toallitas está relacionada con la aparición de cáncer y disrupción endocrina, así como dermatitis y alergias en la zona vaginal.

Por qué los productos menstruales tóxicos siguen en el mercado

Si has leído hasta aquí podrás pensar: “pero bueno, si todo esto es tan malo, ¿por qué no lo prohíben?”.

Y la respuesta no es sencilla.

Como explica el catedrático Nicolás Olea en su libro “Libérate de tóxicos”, la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) debe confiar en la calidad de los datos proporcionados por las corporaciones.

O lo que es lo mismo: ningún organismo público europeo hace estudios independientes que demuestren que los químicos presentes son inocuos para las mujeres. Simplemente se fían de los estudios de las empresas productoras.

El secretismo de los químicos tóxicos

Además, tampoco ayuda el secretismo de una industria que solo quiere proteger sus beneficios.

Un ejemplo es el caso de las fragancias.

Según la organización Safe Cosmetics una fragancia es una mezcla que puede incluir 3.059 productos químicos diferentes, entre los que se encuentran químicos tóxicos que están relacionados con la aparición de enfermedades como el cáncer.

Sin embargo, la mayoría de las corporaciones que fabrican estos productos no especifican en la etiqueta qué químicos componen sus fragancias y por lo tanto, es imposible que las personas conozcan su composición.

Compruébalo la próxima vez que vayas al supermercado. Coge un paquete de compresas de “esax” tan finas y seguras y lee la lista de ingredientes: ¿a que no te dicen qué compuestos hay en la “fragancia”?

Qué puedes hacer tú

  1. Pásate a la menstruación saludable (y sostenible)

Compresas y salvaslip de tela

Si buscas una alternativa saludable a las compresas desechables, las compresas de tela son para ti. Suaves, cómodas y libres de tóxicos.

Y, si te intranquilizan las pérdidas, te aseguramos que no tienes nada de qué preocuparte, porque existe una compresa de tela para cada tipo de flujo: salvaslip para los primeros y últimos días de regla, compresa normal para flujo regular, compresa absorbente para flujo abundante y compresa super absorbente de noche o postparto.

Copa menstrual

Olvídate de los tampones y sus químicos tóxicos pasándote a la copa menstrual: hecha de silicona médica proveniente del sílice y con una vida útil de 10 años, será tu mejor compañera de menstruación.

Además, la copa se adapta al tamaño de tu vagina. No dudes en preguntar si necesitas consejos para elegir la talla que se adapte mejor a tu cuerpo.

Bragas menstruales

Son la gran revolución de la última década: una protección higiénica con forma de braga que suele sustituir a unos 3-4 tampones. Aguantan todo el día y son respetuosas con la piel siempre que las elijas de algodón orgánico. Están disponibles en varios modelos y en un abanico amplio de tallas desde los 14 años hasta la talla 48.

Toallitas de algodón orgánico

Una buena opción para evitar las toallitas húmedas durante tu menstruación es usar unas toallitas de tela de algodón orgánico como estas.

Si necesitas utilizarlas fuera de casa, puedes llevar contigo una pequeña botella de agua de acero inoxidable (para humedecerlas y después lavarlas si no hay grifo) y un recipiente pequeño (puedes usar una jabonera como esta o un envase de plástico que hayas reutilizado – por ejemplo, un recipiente de queso para untar) para guardarlas hasta que llegues a casa.

  1. Habla de esto:

Comparte este artículo con las mujeres y hombres que conozcas. Cuanto más se habla de un tema más difícil es silenciarlo.

Otros artículos que te recomendamos:

12 opiniones en “ASÍ AFECTAN LAS COMPRESAS Y TAMPONES DESECHABLES A LA SALUD”

  1. Pues os saltais algo, las compresas y tampones hechos con materiales biodegradrables y de algodón organico. Las que uso yo que soy super aprensiva para la sangre, para la mia tb. Las que yo uso las compro en Aldi y tiene el mismo precio que las de las marcas mas reconocidas. No llevan perfumes de ningún tipo y son hipoalergénicas.

    1. Muchas gracias por tu comentario y tu aportación. Los dispositivos desechables fabricados únicamente con algodón orgánico y tejidos naturales son también una opción válida a nivel de la salud (siempre que realmente no lleven ningún químico). Sin embargo generan residuos no reciclables ni «biodegradados» que acabarán en vertederos o incineradoras. Eso dicho, respetamos la elección de cada persona y sólo lo que nos proponemos en esta entrada es dar las alternativas más ecológicas y saludables que existen actualmente en el mercado 🙂

    1. Muchas gracias por tu comentario. Sentimos que este post te haya molestado. El artículo al que te refieres no trata específicamente del tema de la menstruación. Habla del impacto del plástico en la salud de las mujeres. Eso sí, en este post hablamos de menstruación, y hemos decidido optar por un lenguaje inclusivo. Queremos tranquilizarte y asegurarte que siempre hemos nombrado y seguiremos nombrando las mujeres.
      No solemos reescribir post, muchas veces por falta de tiempo ;-), pero tampoco sería tan dramático ¿no? Algunas personas han tenido la inmensa generosidad de compartir su punto de vista sobre el hecho de que no sólo las mujeres menstruamos, nos hemos informado al respeto y así hemos decidido de hablar de este tema, hoy en Marzo del 2021. Eso no quita que la información que compartimos en este artículo es válida y que las alternativas que promovemos son, en nuestra opinión, las mejores para las personas y el planeta. Un saludo y gracias por leernos.

      1. Gracias por preocuparos por mi tranquilidad y por si me pudiera haber molestado (a la par que insinuáis que no estoy con los tiempos, que imagino que por eso aludís al año en que estamos)
        Si no solo las mujeres menstrúan, entonces no sólo a las mujeres les afecta el plástico específicamente: La única diferencia en el tratamiento de los dos posts es que este último ya está imbuido por la ideología de género. Que penséis que reescribir el de hace un año no tendría nada de dramático es un tanto escalofriante.
        Y sí, en Marzo de 2021 perfectamente podemos volver atrás abrazando el género, basado en estereotipos sexistas acientíficos. Que no por nuevo y aparentemente transgresor algo se convierte en progresista.
        Hablar de «personas» cuando se trata de temas referidos a la biología de las mujeres no es inclusivo, salvo que os apuntéis a la redefinición de las palabras, al neolenguaje; siendo así, casi parece que en lugar de en 2021 estuviéramos en 1984.
        Y esas personas que tan generosamente os educan sobre “EL HECHO de que no solo las mujeres menstruamos”, ¿os han informado sobre quiénes más lo hacen? Me pregunto si será generosidad o propaganda acrítica con la que hay que comulgar para no parecer antiguo.
        Tiene que ser un tanto esquizofrénico hablar en femenino plural en ciertas publicaciones a la vez que se omite la palabra mujer cuando se habla de la menstruación por miedo a ofender (menudo cacao postmoderno)
        ¡La purpurina es plástico, por cierto!

  2. No estiendo esto:
    «[Los tampones] Están fabricados con ingredientes peligrosos como dioxinas y furanos (provenientes del proceso de blanqueado con clorina), residuos de pesticidas y fragancias químicas no especificadas, ingredientes que podrían estar relacionados con el cáncer, daños reproductivos, disrupción hormonal y aparición de alergias.»
    PERO «La Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) debe confiar en la calidad de los datos proporcionados por las corporaciones. O lo que es lo mismo: ningún organismo público europeo hace estudios independientes que demuestren que los químicos presentes son inocuos para las mujeres. Simplemente se fían de los estudios de las empresas productoras.»
    O sea, ¿vosotros sí habéis hecho esos estudios, o estáis haciendo afirmaciones sin base científica?

  3. Y encima citáis un estudio (el de Safe Cosmetics) que no menciona productos sanitarios. Muy poca seriedad y muy poco rigor ciéntifico.

    1. Hola de nuevo, este estudio se refiere al tema de las fragancias en general. Un ingrediente que suele aparecer en la composición de las protecciones menstruales. Un saludo.

  4. Hace más de tres años me pasé a la menstuación sin resíduo y no lo cambiaria por nada! Empecé por probar, nada convencida. Comprando un pañal de tela nocturno para mi hija, me dí cuenta que la misma marca hacía compresas, así que aproveché el envío. Cuando en la misma tienda se hizo una pre-compra de copas menstruales, me apunté enseguida. En mi caso, que hubiera una persona al otro lado asesorando de forma personalizada fue crucial!

    Ahora voy a por la ropa interior mesntrual, ya que (después de 3 años) se me está acabando el último paquete de salvaslips… ;P

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *